22.2.11

Poema de María Laura Coppié


Develación de los ciruelos

Se nos van
sin saber
dónde
ni cuándo.
Con el manojo de llaves
que abre todas las puertas:
las de ir a jugar
y las demás.
Con las valijas de sueños,
con las fotos no sacadas,
con las eternas madrugadas.

Y se pierden las esquinas,
se nos borran los mapas,
las margaritas
nacen todavía más pálidas.

Olvidamos simplemente
cómo ir de safari
por nuestras vidas.

Si los amigos se van
ni nosotros nos llamamos.
Callamos para siempre.
Naufragamos.
Para siempre.

© María Laura Coppié

12 Comments:

Blogger Pilar said...

Bellísima invitación a convocar a los milagros, tras un nostálgico repaso de aquello que se nos va. Profundo, reflexivo, hermoso.
Un beso, María Laura.
PILAR ROMANO

23.2.11  
Anonymous Anónimo said...

María Laura:
Qué sentido e intenso poema!!!

Tere Vaccaro.

24.2.11  
Blogger Juan Carlos Rodríguez said...

Una hermosura, evocativo, estremecedor.

24.2.11  
Blogger Mariasilvia said...

"con el manojo de llaves... las de ir a jugar y las demás...
Si, hermana, tenés razón, naufragamos para siempre.

24.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Cómo ir de safari por nuestras propias vidas, olvidarnos de eso y de tanto. Hermoso poema doña Coppié.
Besitos

Lily Chavez

24.2.11  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Hermosa poesía, Maria Laura. Un abrazo.

25.2.11  
Anonymous Anónimo said...

me gusta como usas comparaciones para armar metaforas que a su vez deslumbran la imagen
un placer
patricia corrales

25.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso poema. Me queda esa nostalgia.
Abrazo
Alicia Perrig

25.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Me encantó el poema. Lo que voy a decir es un tanto aleatorio pero hay una palabra que me dejó pensando. Si por safari se entiende ir al África a cazar animales salvajes lo que entraña peligro y emociones a raudales prefiero quedarme tranquilo en casa porque no me gusta cazar a nadie. Si se entiende por ir a un parque y observar a los animales que corretean libres aunque sea menos peligroso puedo anotarme y fotografiarlos que es como cazar su imagen. La palabra safari en tu poema está bien puesta pero yo no soy Hemingway y entonces me puse a pensar.
Gracias, querida Malala.

Jorge Luis Estrella

27.2.11  
Blogger Nerina Thomas said...

hace pensar y mucho.
grande lo tuyo.
Besos

27.2.11  
Anonymous Anónimo said...

...sobre lo que se va...Profundo poema ¿quién no se ha estremecido por ello? Tu nos lo recuerdas de manera deslumbrante. Gracias.

Magdalena Guerrero

28.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Mucho, me gustó mucho. Cariños.

Molly Bic

1.3.11  

Publicar un comentario

<< Home