14.3.11

Poema de Claudio Simiz


Sobreviviendo

Aspiramos tercamente la mañana
hasta soñar la luz
en nuestro pecho.
Habitamos la orfandad de la tarde
con un zangoloteo ingenuo de luciérnaga.
Nos intricamos en el bosque de la noche
que sólo deja vernos el aliento.
.... Y por fin
conseguimos alumbrarnos,
.... deslumbrarnos :
nuestra única arma,
nuestra única condena
en plena tempestad
es entornar los párpados
y contornear la playa de la dicha.

© Claudio Simiz

8 Comments:

Blogger Mónica Angelino said...

Habitamos la orfandad de la tarde
con un zangoloteo ingenuo de luciérnaga.

Tus versos siempre me sorprenden, claudio, contornean la dicha de leerte.

Besossssssss

(Te espero el sábado en Oxímoron para disfrutar la presencia de Gustavo y karina)

14.3.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Muy hermoso tu poema, Claudio!
Felicitaciones y un gran abrazo
María Rosa León

16.3.11  
Blogger David said...

Somos la luz y todo lo que en ella habita.
Abrazos
David Rosales

17.3.11  
Anonymous Anónimo said...

Un dechado de figuras alucinantes en tan pocos versos, pero que dicen mucho y muy hermoso. Extraordinario tu poema.
Celina Vautier

18.3.11  
Anonymous betty badaui said...

las imágenes son tan originales que vigorizan el tema, me gustó, abrazos
Betty

20.3.11  
Anonymous Pauli said...

"contornear la playa de la dicha", bello y doloroso verso que corresponde tan bien al título de este poema que me impactó.

23.3.11  
Blogger Benjamin Mejias Caris said...

Qué genuina fotografía...tanto de adentro como de de afuera.
Felicitaciones Claudio.

29.3.11  
Anonymous Anónimo said...

Muy buenos versos llenos de imagenes y dolor.Es cierto, vamos tras la dicha,seremos solo sobrevivientes en este mundo?Todo es tan efìmero,nada es por siempre...

30.3.11  

Publicar un comentario

<< Home