6.4.11

Poema de Magdalena Guerrero Martínez



Soy el olivo
que te mira caminar,
el que te espía cuando juegas
a pulsarle el ritmo
a lo que habita entre papel
y lápiz,
el que te respira cuando te paras
en la ventana
tres pasos adentro de tu casa,
el que suspira cuando te escondes
ahí donde los abrazos,
ahí donde la cresta de las olas
reinventan el tibio mar de los sargazos.

© Magdalena Guerrero Martínez

8 Comments:

Blogger Mónica Angelino said...

Bello, sensual, erótico.

Besosssss

6.4.11  
Blogger Mariano said...

Te felicito, Magdalena, por la elegancia de tus versos. Es un gusto poder tus poemas.

Un cariño grande,

Mariano Shifman

7.4.11  
Blogger Mariano said...

Te felicito, Magdalena, por estos versos tan elegantes. Es un gusto poder conocer tu poesía.

Un gran cariño,

Mariano Shifman

7.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Magdalena:

me gusta mucho tu poema, me hace recordar un lugar en el que vivi hace tiempo y estaba llenos de olivos.
Gracias por recordarmelo.

Un abrazo

Carmen Amato.

8.4.11  
Anonymous eduardo.s.chaves@gmail.com said...

Magdalena
muy bello poema, el olivo como àrbol y como sìmbolo se presenta con una fuerza profunda y despierta sensaciones amorosas, nostálgicas, todas bellas.
Eduardo Chaves

10.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Muy bueno tu poema Magdalena. El inicio nostálgico y simbólico con la presencia de ese olivo.
...y un último verso que se destaca en el retame de su escritura.
Gracias por compartirlo. Liliana Lapadula

11.4.11  
Anonymous Anónimo said...

bello poema Magdalena , si en casa habia un olivo hace ....tanto pero aún lo veo, me encantó el poema

maria elena tolosa

14.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Brillante metáfora todo el poema, lla de un aroma a recuerdos,
un abrazo
susana rozas

15.4.11  

Publicar un comentario

<< Home