7.6.11

Poema de Eduardo Chaves


ES DOMINGO MAÑANA

Abro el placard y cuelgo mi traje cotidiano
..... el saco... el pantalón
una camisa blanca
en un cajón las medias en otro la bufanda
cerca de los pañuelos la corbata sin nudo
y en un rincón de sombra
.... los zapatos se aquietan
como animalitos ciegos que duermen su orfandad.
Me preparo en silencio
para el sueño que aguarda.
..... Es domingo mañana.
La posibilidad de un sol una lluvia una magia
un día para tener nombre
para olvidar las órdenes los números las lágrimas
y recordar palabras como luna
..... caricia rocío miel crisálida.
Pierdo sin rebeldías el don de la mirada.
Duermo. Pienso que duermo. Sueño.
Dejo mis ojos libres para ver el olvido
ya las manos se hunden entre nieblas y sábanas
sangre que vuelve al cauce de orillas desoladas
tengo sobre la espalda seis días sin sosiego
seis días como trampas
..... como piedras o espadas.
La noche no me da tiempo . cierra sueños . ventanas
..... toda música muere
todo canto se apaga.
Tengo el cuerpo en la cama pero estoy en el traje
colgado de los hombros
en la percha que espera resucitar el lunes
..... despertador en llamas
calle dolor fatiga vértigo sudor espadas
..... trampas piedras semanas
y año tras año todo
........ siempre a la hora exacta.

© Eduardo Chaves

20 Comments:

Blogger Mónica Angelino said...

Qué buen poema!

Besossssss

7.6.11  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Cuando la rutina nos devora. muy buen poema.

besos
Elisabet

7.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Edu,este poema me resultó distinto a lo que solés escribir, no se por donde pasa el cambio, claro que conservando siempre ese caudal de imagenes que hacen de tus poems un viaje. Y me parece verte haciendo todo eso que decir e interrogándote sobre el tiempo y el estado de las cosas. La claridad apabullante de la rutina en nuestro pasar por la vida. Un abrazo, es tan bueno leerte!

Liy Chavez

8.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Muy bello canto en medio de una realidad cotidiana que nos agota.
Felicitaciones, Eduardo, y un gran abrazo
María Rosa León

8.6.11  
Anonymous Anónimo said...

La cotidianeidad, la rutina nos agobia. La unica forma de superarla es atraves de la alegria y la imaginación. De la palabra en suma.Felicitaciones Eduardo.
Eduardo Planas

8.6.11  
Blogger Mariasilvia said...

Siempre para mí tu voz y ese atravesamiento de como tristeza (tengo el cuerpo en la cama pero estoy en el traje...)y las imágenes ineludibles y tu cadencia...
TUS palabras como luna! siempre reflejando la pálida luz...
Gracias.

8.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Eduardo:
excelente, eres un gran poeta.
Descripción minuciosa del hastío y el cansacio de lo repetitivo del vivir.
Muy buenos aciertos.
Saludos, Camilo

9.6.11  
Anonymous Anónimo said...

me impresiona tu forma perfecta de narrar los días rutinarios, iguales y esa espera de un domingo que arrastra horas sin sueño, donde lo pasado sigue siendo. muy valorable tu creación.susana zazzetti

9.6.11  
Blogger Mirna Celis said...

Eduardo: Cómo me pesa esa rutina al leerte!!! Sos un genio, en cada verso el abatimiento te sumerge en el gris total. Cómo cuesta cerrarle la puerta en la cara, te acosa y sigue aún en el descanso.
Un placer, como siempre!!
Besos.
Mirna Celis.

9.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Qué buena descripción de la rutina del hombre contemporáneo estimado Eduardo. Y son en esos instantes de "recreo existencial" donde el poeta capta y deja para siempre su sentir en las palabras. Saludo afectuoso Alfredo Lemon

10.6.11  
Anonymous Anónimo said...

poeta me hizo pensar en distintas imagenes de un domingo, me encanto la expresion del traje colgado de los hombros, dice tanto
saludos
patricia corrales

10.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Todo pasa tan repetido y a la misma hora
rescatemos la magia del domingo y matemos la rutina que agobia.Un beso. Vic

10.6.11  
Anonymous Pauli said...

El reposo del guerrero, es lo que me sugirió tu excelente poema.

10.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Eduardo: se siente el hastío de la vida rutinaria y la necesidad de quitarse el traje/máscara, resescubrir el yo esencial, algún eresquicio por donde el ser se exprese, viva..qué buen poema, se percibe la angustia existencial...un abrazo, María Chapp

10.6.11  
Blogger ALICIA CORA said...

Qué bueno es leerte Eduardo, este poema realmemte me encantó. Felicitaciones y un beso de Alicia Cora.

11.6.11  
Anonymous Anónimo said...

a medida que se lee, una va viendo en sucesivas imágenes tan bien logradas a ese hombre agobiado por la rutina...
saludos y felicitaciones
Anahí Duzevich Bezoz

17.6.11  
Anonymous Anónimo said...

La rutina expresada con esas imágenes,"zapatos como animalitos ciegos", el silencio, la totalidad del poema tienen una fuerza que me trae recuerdos, ahondo la vida y me siento plena porque alguien puede decirlo como vos, así de simple y conmovedor a la vez.
Hermoso poema, Eduardo, va un abrazo.
Betty Badaui

17.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Edu:
Que buenas imágenes en este poema cotidiano que pesa /da ganas de huir
desde graciela abrazo

24.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Todo un alegato contra la rutina, esa aplanadora que nos va destruyendo día tras día.

Felicitaciones, Eduardo; como siempre, es un gran gusto leerte.
Un abrazo.

Mariano Shifman

1.7.11  
Anonymous Anónimo said...

Me gustó mucho.
Abrazo
Alicia Perrig

3.7.11  

Publicar un comentario

<< Home