10.6.11

Poema de Mónica Angelino


Tú tristeza

poco a poco
te vas metiendo en su tela
ya no podés escapar vas volviéndote su eco
resuenan en tu memoria los pasos que diste
hasta abrir los mil candados de las puertas
que no te llevaron al puerto de los petirrojos
esos que alguna vez cantaron en tu ventana
ni abrieron la jaula donde tenías guardadas
aquellas margaritas en tu fuente de grifos oxidados
depósito de hojas que va juntando el otoño
es ese abrigo gordo que no te lográs sacar ni en verano
va secándote la garganta como un polen alérgico
que se pega en los bronquios
un pucho asmático que te va haciendo humo
que se acuesta con tu sombra
y con ella se levanta
se sienta a la mesa y se bebe tu vino
se baña con tu jabón
usa tu desodorante
pone tus chinelas al borde de la cama
-no le gusta andar descalza-
tu tristeza es tuya
ya no intentás salir de su tela
hace rato has comprobado
que sos tu propia
araña.

© Mónica Angelino

13 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¡Qué terrible realidad la de comprobar que uno es su propia araña, Mónica!
Aplausos, más aplausos, bises y besos
María Rosa León

10.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Muy duro Mónica! tanto que duele cada palabra. Y sí: todos somos "nuestras propias arañas".
Besos
Gra Bucci

10.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Magnífico poema, dicho tan bien, hunde su filo cada palabra, me sorprendió, la estructura, no es la acostumbrada en vos pero como sos una poeta excelente, los resultados siempre son óptimos. Muy, muy bueno!

Lily Chavez

11.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Arañoso y terrible
Bueno!!!
desde graciela abrazo

11.6.11  
Anonymous milagros rodriguez said...

¡que calidad poética Mónica ! me fue llevando tu poema y casi casi me quedo enrredada en su telaraña Realmente te felicito!!!

11.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Tu poema es de una belleza agobiadora.
Tan real y terrible.
Tan logrado.

Un abrazo,

Alicia Márquez

12.6.11  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Excelente, Mónica, la tristeza se apropia de tal manera de uno que avanza, se concentra y se expande hasta ser uno mismo.

besos
Elisabet

12.6.11  
Blogger Máximo Ballester said...

Excelente, Mónica, y tiene un ritmo de vértigo. Un abrazo.

13.6.11  
Blogger galáctica said...

Un excelente poema que despierta en cada uno de nosotros/as la conciencia de cómo se incorpora la tristeza a la vida, cómo lo vivido no puede borrarse de un plumazo.Y de cómo seguimos tejiendo esa misma tristeza. Logradísimo Irene Marks

14.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Mónica: qué ritmo vertiginoso y atrapante,asfixiante...tristeza tejida autoconvocada, autoinvocada...qué hacer con tamaña tristeza, con su trama infinita??? el poema permite su fluir, poner la araña en el papel,así algo drena al comunicarse, Un abrazo, María Chapp

14.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Monica:
Araña y telaraña: somos lo mismo a la hora de tejer la tristeza...y tambien libres de destejerla...Como nos ayuda alli la poesia, bendita ella es!!!
Besos
Montse Bertran

18.6.11  
Anonymous eduardo.s.chaves@gmail.com said...

Mónica
sutil poema que con la suavidad de una fina tela se convierte en un tremendo golpe contra la realidad. Muy bellas imágenes y un clima que no te abandona hasta el final. Espectacular. Eduardo Chaves

26.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Genia, impresionante, me encanto
patricia corrales

29.6.11  

Publicar un comentario

<< Home