14.7.11

Poema de Miguel Oyarzábal


A CADA UNA DE LAS LÁMPARAS

Debo el poema a las lámparas
tal vez para otro libro
o para nunca.
Sí, es cierto que me fueron fieles desde el primer lápiz,
desde la pluma cucharita y el tintero involcable,
que las descubrí en la adolescencia,
que las hice mías cuando todavía era muy joven,
que las traje al sur
para velar saudades de mapa arriba:
Pero aún ignoro de dónde vienen,
Cómo funcionan, por qué.
Creo que se parecen al sol de las cinco de la tarde
como el que se quedaba apoyado en el tapial de mi infancia,
o al de las nueve de la mañana pintandome el desayuno.
Siempre caen inclinadas en la parte más cálida de la mesa
Dejando ver claramente los trazos, las palabras, las torpezas.
Son las muletas justas
para que el ojo rengo deambule por la hoja sin caerse
y cuando la mirada se pone en blanco ignorando el papel,
se convierten en el escenario donde los dioses bailan
y sentencian a la mano a escribir cien veces me duele.
Creo que también alumbran como las lunas de la medianoche,
cantando sin alzar la voz
para que sea yo el que baila con los recuerdos,
el que arme sus nombres con el humo del cigarrillo,
el que le ponga el costado a las historias que no fueron,
el que sangre seriamente en el final de cada verso,
el que distinga entre el poema y la niebla.
Así es que las busco cuando prescribe el día
y las empuño como un timón,
como la brújula que me guía.
Hasta que por la ventana vuelva a aparecer el horizonte.

© Miguel Oyarzábal

10 Comments:

Anonymous Angel Rizzano said...

QUERIDO MIGUEL,aunque pensabas dejar

este Poema,para otro Libro,o para

nunca,te aguijoneo la sombra,y le

saliste al paso con Poesia,de amores

y de Lunas,cantando,con ese cariño

sobre la Vida que tenes,sin alzar

la voz;hasta que por la ventana

vuelva a aparecer el horizonte, de

pie,para seguir amando.

ABRAZOS de Eugenia Y Mio

14.7.11  
Blogger Mariasilvia said...

Nunca se me hubiera ocurrido que le deba tanto a las lámparas, esas que "siempre caen inclinadas en la parte más cálida de la mesa" y de veras "se parecen al sol de las cinco de la tarde"!
Gracias por mostrarme esa deuda! Y por hacerlo de esa simple manera honda en que lo escribiste!

14.7.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Qué placer leerte, Miguel!
Y que placer haberte conocido.
Te admiro.

Alicia Márquez

15.7.11  
Blogger Pilar said...

Tal vez sea un lugar común algo devaluado, pero debo empezar diciendo: ¡Me encantó! Es verdad todo lo que con vuelo poético dices, provocas algo así como un reencuentro del lector con objetos y situaciones no siempre tenidas en cuenta. Un abrazo.

15.7.11  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Excelente poema, Miguel. Ya tengo tu libro. Un abrazo

15.7.11  
Anonymous Anónimo said...

Miguel!! Cualquier temática te viene bien. Un estupendo poema, hermoso leerlo, compartirlo.

Lily Chavez

16.7.11  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso poema Miguel, de bellas imágenes!
Me hiciste bailar y soñar...
Espero algún día encontrarme con tu libro,
Un gran abrazo
Montse Bertrán

17.7.11  
Blogger claudia tejeda said...

sos tanta luz, Miguel que tu palabra encandila entre làmparas apagadas.
Un abrazo, amigo...

19.7.11  
Blogger Anamaria Mayol said...

Bello el poema a esas lámparas que encienden el mundo del escritor Gracias

24.7.11  
Anonymous Anónimo said...

Miguel, una bella forma de recordar todo eso que quedó de otro tiempo, nada mas acertado que esta bella poesía

maria elena tolosa

25.7.11  

Publicar un comentario

<< Home