26.7.11

Poema de Roxana Palacios


No enterramos el cuerpo
lo cubrimos de cuentas y rosarios.
La tormenta se armaba en todas partes.
Aprendimos a sumar, a volvernos
horizontales y de a dos,
tus dedos en el humo o en el cielo,
intersecciones egocéntricas
como los dibujos de la infancia.
Me importa recordar el día, los signos,
las imágenes como fogonazos,
formas del sonido en el aire hasta hoy.

© Roxana Palacios

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Querida Roxana: pocas líneas para un poema magistral. Un abrazo.

26.7.11  

Publicar un comentario

<< Home