24.7.08

Poema de Celmiro Koryto


y me pregunto…

en días como hoy
sobrevivimos
como los
jazmines
con esa inercia
de flor

en el paisaje
frente al espejo
busco las llaves
y me pregunto
porqué ya no deseo

© Celmiro Koryto

8 Comments:

Blogger Gustavo Tisocco said...

Interrogante final que lleva a la resignación.
Un abrazo Gus.

24.7.08  
Anonymous Anónimo said...

Celmiro: la inercia de la flor no se repite en nosotros. Las estaciones,en vez de renovarnos,
nos van marcando los tiempos irrecuperables. Un abrazo amigo, Laura Beatriz Chiesa.

24.7.08  
Anonymous Anónimo said...

Celmiro: la inercia de la flor no se repite en nosotros. Las estaciones, en vez de renovarnos, nos van marcando los tiempos irrecuperables. Será por eso?. Un abrazo amigo, Laura Beatriz Chiesa.

24.7.08  
Anonymous Anónimo said...

Celmiro, a veces, la inercia, es una opción que nos da la vida contemplativa, en cierto modo sabia, principalmente cuando se ha logrado una armonía interior. Muy bueno.
Abrazos, Eli

24.7.08  
Blogger Maria Rosa said...

Muy bueno y de profunda significación, tu poema, Celmiro.
Creo que esa pregunta retórica que abre el texto es el punto motivador de toda poesía.
Felicitaciones y un fuerte abrazo
María Rosa León

24.7.08  
Blogger Avesdelcielo said...

. .. y hay que seguir preguntándose para no quedar inerte. Breve y punzante.
MARITA RAGOZZA

25.7.08  
Anonymous Anónimo said...

Como dice Marita las preguntas interrumpen la inercia,de todos modos este texto es un trecho del desierto, te conozco y siempre buscarás el oasis con el sólo propósito de desearlo. Un abrazo Celmir.

Lily Chavez

27.7.08  
Anonymous Anónimo said...

La inercia de la flor es aparente, en su seno late nada menos que la vida. Bello poema que pinta el desasosiego de esos días, en que sería mejor no abrir los ojos. Pero...
Gracias
Alicia Perrig

27.7.08  

Publicar un comentario

<< Home