17.2.10

Poema de Julio Carabelli


A pesar de todo

El escritor sabe
que él y todo lo que lo rodea
se perderá
tragado por el mar amenazante.
Entonces
sentado sobre la balsa moribunda
toma su sangre
y empieza a escribir.

© Julio Carabelli

9 Comments:

Blogger juan said...

julio, es excelente este poema, una sintesis de la funcion quijotesca del escritor.

juan

17.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Poema perfecto.
Un abrazo,

Alicia Márquez

18.2.10  
Blogger Versos complicados said...

Breve, magistral.
Así entiendo al escritor.

Saludos.
Migdalia

18.2.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Y allí nace el texto con la vehemencia del sentir.

besos
Elisabet

18.2.10  
Blogger Juan Ricardo Sagardía said...

Julio:
la magnificencia de estos versos me llevan, y me traen.
vehemencia y locura, magnitud en tan pocos versos.
mi abrazo.


SANTOAMOR

19.2.10  
Blogger Isa said...

Ah Julio!!! Es tal cual lo dices! Qué sí qué sí! Isa

20.2.10  
Blogger Silvia Loustau said...

Y entonces....buscamos palabras, como niños en las palayas bucando piedecitas y escribimos, escribimos.
Afectuosamente,


Silvia Loustau

20.2.10  
Blogger Adriana said...

Hermoso poema. Ciertamente, la poesía se escribe con la propia sangre. Gracias. Un abrazo. Adriana

21.2.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

Escribir para no morir ...qué belleza , aún escribir para morir .Muy bueno tu poema Leonor

24.2.10  

Publicar un comentario

<< Home