18.2.10

Poema de Mónica Palla/Daniel Marino


allende el desconcierto,
allende el fatal dolor que acompaña tu latido,
buscas esperanza por los tuyos,

buscas y fracasas impotente y siembras.

ni reflejo ni sombra,
nadie eres y todo, todo el tiempo, nadie,
nadie eres y escuchas

allende la palabra, la voz del hombre abandonado.

© Mónica Palla/Daniel Marino

4 Comments:

Blogger Songo said...

a 4 manos, el abandono del hombre siempre halla una palabra
- más allá -
Saludos poetas

18.2.10  
Blogger Adriana said...

El poema habla por los que no pueden hablar, por los abandonados. Muy bueno. Un abrazo. Adriana Maggio

18.2.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Me estremeció este poema que habla del abandono.

besos
Elisabet

18.2.10  
Blogger Isa said...

Mónica, un poema con multiples lecturas --interesantes todas! Isa

19.2.10  

Publicar un comentario

<< Home