4.2.10

Poema de Victoria Asís


Es el poema

Una tranquilidad de mar y cielo,
arropa la tarde.
El corazón, como una puerta tímida
se abre frente a su recuerdo.
Llega a mi entorno, y hace crecer el musgo
de su olvido.
el moribundo sol atardecido vuelca su oro
último pintando su imagen.
Me empuja la soledad,
solo me habla de él la poesía.
Aspiro sus esencias que sobrevuelan
desde mis dedos,
hasta la ansiedad de mi boca. . .
Todo él, es el poema que reaparece
para saciarme con palabras.

© Victoria Asís

8 Comments:

Blogger RICARDO JUAN BENITEZ said...

Victoria muy sentido poema. Gracias.

5.2.10  
Blogger Juan Carrizo said...

Ese muribundo sol atardecido que tu comentas en el poema,me hizo imaginar "una herida sangrante en el vértice del cielo" ese sol bañando todo de oro me sugiere el adorno valioso el marco de esta pintura que nos expones Victoria,gracias por compartirlo

5.2.10  
Blogger Eduardo said...

Victoria
muy bello este poema que sostiene en su mensaje lo que nunca se debe abandonar, el anhelo de continuar en la búsqueda, la palabra que siempre hace falta, la poesía como un espejismo maravilloso hacia el que nos dirigimos eternamente.
Eduardo Chaves

7.2.10  
Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

"El poema que reaparece para saciarme de palabras", equilibrado final para el poema que habla de olvidos, soledad y el sol cuando va muriendo.
Te sentí en tu poema, dejo un abrazo
Betty

8.2.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Eso es el poema, lo has dicho con mucha belleza.

abrazos
Elisabet

8.2.10  
Blogger Susana Lizzi said...

Un poema con múltiples significaciones. Interesante propuesta y bien expresada. Cariños. ¨Su

20.2.10  
Blogger Isa said...

Un trabajo poético, de afirmación alrededor de la poesía Cariños, Isabel.

20.2.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Notable poema, Victoria. Mi afecto y admiración.

22.2.10  

Publicar un comentario

<< Home