25.4.10

Poema de Marizel Estonllo


Uno y otro

El gran coreógrafo diseñó los pasos
quiso asemejarlos a la marea del deseo
con la fuerza de la furia transmutada en alegría,
acariciada por la imaginación constante de la sombra.
En su pátina transitoria,
la verdad muestra lo insoportable
intensidad y fuga del instante
igual a la brasa ardida de tu boca en la mía.

Se encuentran y reinstalan la confianza
como una piedra verde tallada en la templanza del verano,
..... quiebre del humo en el espacio
rasgado apenas
..... por la clemencia de la bruma.

Danza del jazz en los pasos del otoño,
con los cuerpos de la fragilidad
................... tan cercanos
................... y tan únicos
como un renglón imposible.

© Marizel Estonllo

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¡Qué belleza tu poema, Marizel!
Esa danza de los cuerpos tan perfectamente ilustrada con la foto elegida por Gustavo, es un bellísima página de poesía erótica.
Felicitaciones y un beso grande
María Rosa León

25.4.10  
Blogger silvia dupuy said...

Hola Marizel, gracias por mandarme tu blog. Me gustpo mucho tu poema y la fotografía impactante.
Cariños.
Silvia Dupuy

25.4.10  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso y bello poema.
Danza de cuerpos en poesía .
Un abrazo.
Dragontesa Leuzzi.

27.4.10  
Blogger Songo said...

Poesía llena de cadencias! Me ha gustado.

Saludos

27.4.10  
Blogger galáctica said...

Marizel: una vez más llevada por el vuelo de tus palabras, junto con la imagen de Gustavo, un hermosísimo himno a la fugacidad del amor, a su belleza, a la incapacidad de prolongar la unión de los amantes más allá del instante. Muchas sugerencias además, como en la verdadera poesía. Un gran beso de Irene Marks

2.5.10  

Publicar un comentario

<< Home