21.7.10

Poema de Analía Pinto


cuando los dedos de la noche insaciable
tocan a la puerta de mi pelo
bullen detrás sus manos ígneas
los húmeros visten su soledad
y la rosa cruel de los vientos
vence el labio con que alguna vez toqué
el pliegue más cercano del cielo

cuando los dedos de la noche se sacian
pegan la vuelta por mis caderas
y se alejan —como un amante—
en un silbo lento

© Analía Pinto

5 Comments:

Blogger Juan Carlos Rodríguez said...

Exquisito, fantasioso, profundo.
Silbo lento el que me lleva.

21.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Me gusta muchísimo.
De una sutileza absoluta.

Un abrazo grande,

Alicia Márquez

22.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Analía:
Bello poema, con la suavidad de un erotismo que conmueve y nos hace soñar como la Noche, sólo como la Noche puede hacerlo,
Abrazos! , Montse Bertrán

22.7.10  
Blogger chica_rumiante said...

Gracias a todos por sus comentarios...! Un abrazo fuerte para cada uno, Juan, Alicia y Montse.

AP

22.7.10  
Anonymous mario said...

hermosa imagen de la soledad

22.7.10  

Publicar un comentario

<< Home