20.7.10

Poema de Luis Alberto Ambroggio


LEYENDA DE DRYOPE

Dicen que cada árbol es una diosa escondida
y que gotas de sangre brotan cuando le arrancan sus flores.

Dicen que cada árbol es una ninfa que sufre,
con el capricho de un desgajo, heridas de amor.

Dicen que cada árbol es una madre con pies de raíces
para el niño que juega bajo su sombra triste.

Dicen que estas diosas,
madres que el niño abraza en su gozo,
se enternecen con los llantos y crecen.

Dicen que la muerte se ha quedado sin árboles;
que las lágrimas no son fértiles;
que las mitologías han sido quemadas;
que las madres no son diosas
y que los niños ya sueñan sin bosques.

© Luis Alberto Ambroggio

5 Comments:

Blogger Mónica Angelino said...

Me gustó Luis, me gustó.

Saludosssss

20.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Querido Luis
Mi sangre celta dice que cada vez que sueño un árbol me escucha y lo lleno de luz para nunca jamás falten sus fruto sni sus flores..Bellsiisma creación que admiro
Susana Roberts

22.7.10  
Blogger Elvira Alejandra Quintero said...

Luis.
Tu poema de bosque transmite el enigma y la magia de su presencia.. muy hermoso.

Alejandra

22.7.10  
Blogger Mariasilvia said...

¿Qué decir? La dignificacon de la femineidad a través del árbol es un "loop" que nos devuelve a las antuguas y sabias creencias sobre La Diosa. Y ese final es una caída en picada sobre la cruel realidad de lo que estamos haciendo con este bello mundo al que deberíamos pertenecer con otro respeto!

23.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Bella leyenda ! Homenaje de luz para los Árboles, nuestros maestros, y a esa diosa escondida...que no muere y es eterna como la vida!
Un Abrazo, Montse Bertrán

29.7.10  

Publicar un comentario

<< Home