22.7.10

Poema de Isabel Krisch


La historia es igual de leve que una vida humana
singular, insoportablemente leve, leve como una pluma,
como el polvo que flota, como aquello que mañana ya no
existirá.
(...) ¿Es acaso la madurez algo que pueda ser alcanzado
por el hombre?
Milan Kundera


Viajamos entregados sumergidos
con la expresión distraída
y /sin embargo/
todo el cuerpo anhelante

dilapidamos /acaso/
en cuestionadas insolvencias
la conciencia medular

vamos derecho por un camino
o torcemos tantas curvas
el camino nos presente

Razonamos /a veces/
sobre la levedad del ser
que se hace insoportable
de mil maneras

queremos alcanzar una estrella
pero nos prendemos /cómodos/
al rutinario transitar
de un cometa

somos peregrinos
caminantes furtivos
nómades pastores
de ninguna oveja

Y /sin embargo/
llega un momento
definitivo e íntimo
en que comprendemos
quienes somos

en que /desmigajados/
como un grumo solitario
reconocemos la virtud
de ser concisos y únicos

Y entonces sembramos
arcilla y barro
semilla o bulbo

Allí nacemos

En ese preciso instante

© Isabel Krisch

4 Comments:

Blogger Eduardo said...

Isabel
la insoportable levedad del ser se aparece en tus palabras con la belleza de la poesía. Solamente los poetas logran llegar tan profundo. Me ha gustado mucho. Eduardo Chaves

22.7.10  
Anonymous Anónimo said...

GUAUUUUUUUU
Me encató
no somos
no sabemos
y a veces y de pronto
una luz nos ilumina
desde graciela abrazo

22.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Es un poema para pensar, somos o no somos?
la dualidad puesta en letras de imprenta, me gusto prenderse de un cometa.
besos myrtha

29.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Así se llega al fondo de las cosas, cuando en la superficie sólo flotan las insignificancias. Particular valor estriba enfrentarse a la verdad de hallar en nosotros mismos el sentido de la vida. Texto preñado de inteligencia sutil y de una edad poética a la que muchos aspiramos, pero no estamos ciertos de alcanzar...

ALVARO BALTAZAR.

11.8.10  

Publicar un comentario

<< Home