14.7.10

Poema de Laura García Del Castaño



Herida de mujer translúcida

Me pasa que tengo en las manos conciencia de haber tocado a una mujer herida.
Me pasa porque la incertidumbre planea en diferentes nieblas.
Me pasa una mujer removida en sus sequías primerizas
azotada luego por los vientos
de los que no se vieron arribar sus luces
He guiado una mirada triste
a una mujer emplazada por el tiempo y sus tabulaciones.
enumerada en el lenguaje,
sumada en las cifras absolutas ,
tachada de los viejos cálculos,
escoltada por los malos pronósticos,
una mujer traducida a varios universos,
reproducida y conservada como un perfume silencioso.
La mujer que se parte en su lástima.
La mujer que se ejecuta en mi llanto
lenta y lastimosa como garra que ha surcado rutas pacíficas,
rutas que drenan las pérdidas de mis ríos,
cauces paralelos a mi muerte
que no pasan frente a otros volcando una sola pena.
La mujer exhausta de mi aliento,
resignada al empleo de las alucinaciones.
Escondida por la sed
y dejada al descubierto por el ansia.
Esa mujer ha sido tocada por un cuerpo herido,
ha sido reconocida entre viejos cadáveres con las mismas resistencias,
ha sido exhumada como una música sobre falsas transparencias,
y luego se ha sentado entre mis dedos,
se ha sentado sobre estas manos que reciben dentro
una ruta, un viento, una sequía
o una herida de mujer translúcida.

© Laura García Del Castaño

11 Comments:

Blogger Nerina Thomas said...

Un canto tu poema!!
un abrazo

14.7.10  
Blogger Eduardo said...

Laura
permanecen tus palabras en la memoria luego de leer este poema tan tremendo y tan verdadero. Tu poesía es así, como una tormenta de la que no se puede escapar, como un sueño que se vuelve cierto, como un golpe en el alma. Eduardo Chaves

14.7.10  
Anonymous Anónimo said...

conciencia del silencio de lo salvaje el viento en los dedos de la mano
siempre el escalofrío del rayo en
tus poemas
felicidades laura
pablo queralt

14.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Leía el comentario de Edu y es así Laura, quienes te conocemos sabemos que esa que fluye como una tormenta es tu voz que clama y grita, sí, es un grito. Una abrazo

Lily Chavez

15.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Felicitaciones, ya la fuerza del poema induce a la admiración.

Alvaro Juncos Castro

15.7.10  
Anonymous Anónimo said...

"una ruta,un viento, una sequía o una herida de mujer translúcida",
esos versos me matan...
saludos
Anahí Duzevich Bezoz

17.7.10  
Blogger Laura Massolo said...

Maravilloso, Laura. Esa tercera persona te aleja y te acerca a una mujer que conocés profundamente. Me encanta "y luego se ha sentado entre mis dedos"
Un placer leerte
Laura

19.7.10  
Blogger Cristina Ramb said...

Herida y redimida por tus palabras, por ese viaje que implica derramarse entre tus letras. Un abrazo.

22.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Intensa y poderosa la mujer que porta esas palabras, mi respeto y mi reverencia.

Liliana León Trujillo.

22.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Ya lo dijeron otros, con una fuerza de vendaval, el viento de tu poema nos golpea y nos transmite la herida de la mujer translúcida. Gracias por tanto lirismo bien empleado.

Jorge Luis Estrella

23.7.10  
Blogger jonatan marquez said...

como dibuja esa mujer! como canta! te felicito lau. Una fuerza, y una caricia tan sorprendente este poema.Es un placer leerte.
Un abrazo enorme.

24.7.10  

Publicar un comentario

<< Home