27.7.10

Poema de María Eugenia Caseiro


Residuos.-

Primero.

Duelen las farolas. Un papel
volante gris escapa
la calle que me lleva al parque
regresa a mi
al ojo de mi padre
abriéndome la puerta.


© María Eugenia Caseiro
Foto: Gustavo Tisocco

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Lo breve y contundente dice más que todo un sicurso...muy bueno...Anmy Carmona

28.7.10  
Blogger Avesdelcielo said...

Con nostalgia el poema como la calle vuelve hacia atrás. Hermosa creación, Mariú.
MARITA RAGOZZA

28.7.10  
Blogger Juan Ricardo Sagardía said...

Un poema que me lleno de nostalgia, poema casi testigo de mi ser.
me gustó leerte.


SANTOAMOR

29.7.10  
Anonymous Anónimo said...

En la brevedad de tu poema, Ma. Eugenia se abre una puerta, esa puerta al ojo de tu padre y al ojo de la poesía que regresa siempre para cuidarnos,
Besos, Montse Bertrán

31.7.10  
Blogger Benjamin Mejias Caris said...

Y las farolas siguen ahí, mientras tu nostalgia cuaja esta bella poesía.
Felicitaciones María Eugenia.

13.8.10  

Publicar un comentario

<< Home