10.11.10

Poema de Jorge Ariel Madrazo


Lo que acecha

La idea de la catástrofe, una catástrofe silenciosa,
advertida apenas, pero inevitable.
O bien las microfracturas psíquicas,
las microfracturas de un alma…
Carlo Bordini, «Microfracturas»



Como, por ejemplo, esperar en vano esa llamada
−a tu puerta− de un ser que ha de cambiar tu vida, o
esperar la campana final, y déjame hablarte del graznido
de un ave rojísima volando
dentro de tu fiel costillar, o acaso sea aquel
fingido vendedor de claveles que cruza la oscura
esquina y sólo atinas
a guardar un pálido
silencio mientras
allá lejos, en el perdido paraíso,
grandes hojas de palma
ondulan junto al mar

y el marino recorre borracho la escollera
y la vida, esta noche, clausura su último
resquicio

y tu silbido (que ni oyes) te impide percibir
a un alguien que ruega tu ayuda
como un Martin Pescador extraviado
que mira sin deseo al pez
prendido de su pico

La idea de la callada catástrofe te acosa sin descanso.
Sabes que ha de llegar con pasos de felpa.
Quieres recibirla limpio, con mentida valentía.
Tu alma, sus fracturas, se ocultan en la sombra.

© Jorge Ariel Madrazo

19 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Ocultar en las sombras las fracturas del alma para luego cantarlas en un poema genial... ¿Quién podría hacerlo tan bien como vos, Jorge?
Aplausos, bises y un gran abrazo
María Rosa León

10.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Gracias por tu gentil solidaridad (como siempre), María Rosa.
Juro que no es para devolver atenciones, si te digo que hace dos minutos leí tu "adormecida pulsión" y me impresionó como un poema exacto, intenso, develador. ¡Y, caray, tan verdadero...!
Gros bisous
jorge ariel madrazo

10.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Jorge Luis, siemmpre se oculta profundas grietas en el alma,pero lo buelo, es despues poder expresarlo en poemas, es nuestra salvacion

10.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Jorge Ariel: El poema es una maravilla y la última estrofa un remate de una claridad y sabiduría inmensas. Me encantó lo que dijo María Rosa. Recibe toda mi admiración y mi cariño.

Jorge Luis Estrella

10.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Estimado Jorge, este poema revela tu ya conocida maestría para la construcción de un poema, sino la sabiduría y belleza de las mismas. No son palabras yuxtapuestas.

Muchos saludos

Amalia M. Abaria

10.11.10  
Anonymous Anónimo said...

celebro cada una de tus palabras como este aire que respiro: belleza y sabiduría indiscutibles. susana zazzetti.

11.11.10  
Blogger Ricardo Juan Benítez said...

Querido Jorge, tu poesía es toda una "historia", detallista y que atrapa la atención desde las primeras líneas. Por supuesto, con las palabras exactas en el lugar justo. El resultado deja sin palabras. ¡Clap!¡Clap!¡Clap!

11.11.10  
Blogger Eduardo Espósito said...

Oficio maestro! Cuánto se nota! Gracias Jariel...

11.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Ah, Maestro, esa callada catástrofe
que sabemos y no queremos ver...esa callada catástrofe que hace escribir a un poeta, tan bello poema.

Lily Chavez

11.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Querido Jorge: los "pasos de felpa" de su poesía que acribillan, y desestabilizan, y someten y ponen alas y nos brindan la posibilidad de leer a un maestro.
gracias
Abrazo
Alicia Perrig

11.11.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Eres sabio.
Eres POETA!! y de aquellos!!
Mi admiración!!
un abrazo

12.11.10  
Blogger Mónica Angelino said...

FRACTURADAS SOMBRAS PARA UN POEMA LLENO DE LUZ.

BESOSSSSS

12.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Jorge Ariel, tremendo poema. Lo que acecha con pies de felpa me produce una inquietud que hace eco con tus versos. Fuerte, cierto, inquietante, hermoso poema.

Mi abrazo para ti

Carmen Amato

13.11.10  
Blogger Mariasilvia said...

Jorge: vuelvo a agrdecer a Gus por facilitarme el conocer tanta palabra necesaria.
Y a vos, por exportar de mí los dolores o miedos que a veces no puedo. Capaz esa sea la tarea del poeta.

13.11.10  
Blogger Eduardo said...

Jorge Ariel
bello poema que inquieta y deja un rastro de profunda filosofía. Como siempre, compartir contigo una página como ésta es un honor. Felicitaciones y espero tu próximo trabajo. Hasta pronto.
Eduardo chaves

14.11.10  
Blogger chica_rumiante said...

Excelente poema, las imágenes puras y contundentes, sin florituras ni adornitos, y el final como deben ser, en mi opinión, todos los finales de poesía: que abran y cierren al mismo tiempo el poema, que lo coronen y eleven en el mismo movimiento. Excelente, reitero.
Un abrazo y un gusto.

AP

15.11.10  
Anonymous silvia loustau said...

Un poema que me desasogiega en su belleza, esos pasos de felpa que nos acompañan siempre.
Gracias por su extraordinaria poesía

Silvia Loustau

21.11.10  
Anonymous Pauli said...

Tu poema me trajo a la mente "El grito" de Munch.

21.11.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

hermoso poema , hermoso en el silencioso escodrijo desde donde miramos como la vida pasa como el río y en él nosotros Un abrazo Leonor

26.11.10  

Publicar un comentario

<< Home