26.11.10

Poema de José Rodrigo Torres


La carne

Pétalo carnudo,
piel perfecta entre cielo y barro,
capullo voluptuoso,
túnica rojiza
que embrionariamente bajo a la tierra
a recubrir un esquelético,
frágil y desnudo organismo.
Fundido entre múltiples células
para crear vida.

Metamórficas rodajas
que enérgicamente dan volumen
aun simple y complejo ser,
que respira los instantáneos pensamientos.

Combate con su armadura
de hueso, carne y alma,
para mantener el vigor
y la llama de una pulposa criatura.

Que da cuantía material
al firmamento del pasado,
al brillo del presente,
al futuro de los hechos,
y a las perlas de la edad.

© José Rodrigo Torres

3 Comments:

Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

Qué belleza, humanizar los pimpollos e imaginarlos voluptuosos.
Un abrazo
Betty

27.11.10  
Blogger julia del prado morales said...

Muy lindo, esos poemas a la naturaleza que eclipsan al lector, desde el Perú te abraza

28.11.10  
Blogger Nerina Thomas said...

De esta figura, la imaginación lleva a todo espacio y tiempo.
Un cariño y Felices fiestas!!

7.12.10  

Publicar un comentario

<< Home