5.1.11

Poema de Claudia Tejeda


Sabiduría

La pestañita de los deseos entre dos pulgares
los centavos atávicos de la fuente
el espejismo de las estrellas fugaces
los horóscopos de vuelto en papel de golosina,
el soplo de suerte encerrado en los panaderos,
los pliegues de un barco de papel
donde naufragaba un nombre
que ni siquiera recuerdo
en el torrente de los desagües
de mi calle adolescente,
aquellos ojos que me hacían sonrojar
de los que he olvidado hasta el color…
No alcanzan los cajones de este pecho
para guardar tanto inventario inútil
de tantas mitades repartidas en amuletos vencidos,
ahora que soy capaz de esperar sin conjuros,
ya no deshojo los pétalos de esta flor estropeada
para arrancarle la fragancia de los finales felices.

© Claudia Tejeda

13 Comments:

Blogger Rolando Revagliatti said...

"para arrancarle la fragancia de los finales felices"

Allí, Claudia, para mí, un feliz final.


R. R.
______________________________

5.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Sabés querida amiga, no sé si esas cosas inventariada sean tan inútiles, por primera vez no voy a estar de acuerdo con vos..esas cosas son las que conformaron nuestra sensibilidad y gracias a esa sensibilidad y la fortaleza que los detalles nos fueron dando es que hoy sabemos que intensidad darle a los días de nuestra vida...Y si interpreté mal, ja ja, haceme otro poema. Te quieroooooo

Lily Chavez

5.1.11  
Anonymous Anónimo said...

cunado un poema trae aparejado distintas emociones y conjeturas
¡allí está el poema! aleluya!!
saludos
Anahí Duzevich Bezoz

5.1.11  
Blogger Eduardo said...

Claudia
este inventario de ilusiones es el resultado del poema que, aunque lo expresa nostalgiosamente, rescata aquellos instantes mágicos que fueron necesarios para alcanzar la sabiduría de hoy. Magnífico.
Eduardo Chaves

6.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Estos gestos atávicos para atraer la buena suerte, tan maravillosamente descriptos en tu poema, Claudia.
Y la mejor de las suertes, para mí es encontrarte y leerte.
Aplausos y besos
María Rosa León

7.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Y este poema es un amuleto. Así nomás.
Un bello amuleto contra la tristeza. Y no es inútil.
Llena el alma.

Un abrazo,
Alicia Márquez

7.1.11  
Blogger Mariasilvia said...

No coincido con Lily! Me encanta tu inventario de conjuros, me parece hasta necesario para un corazón cargado de historias; y me encanta ser, ahora, "capaz de esperar sin conjuros" en la loca ilusión de que aún haya "finales felices"!

7.1.11  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Querida Claudia: tus poemas son un deleite, te felicito. Un abrazo.

7.1.11  
Blogger Cristina Ramb said...

El destino es esa flor estropeada. Cuantos juegos y artilugios para tentar la suerte me has traido a la memoria. Hermoso Claudia

9.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Claudia,como siempre, tu mirada detenida en esos detalles que son parte del hilado de la vida. Me pasa que leerte es como ver a través de un caleidoscopio, siempre con colorido y formas diferentes,pero siempre parte del mismo delicado cristal.
Un abrazo,
Juany Rojas

11.1.11  
Blogger Máximo Ballester said...

Qué bueno, buenísimo, Claudia. Y el final una preciosura. Besos.

21.1.11  
Anonymous Anónimo said...

un poemazo! delicioso y trágico, pero bello al fin!
pero su contenido me conmueve y me enoja... LEVANTÁ LA CARA, NO LA DEJES APLASTADA CONTRA EL PISO!
aunque seas la parte movil de la misma poesía
un beso enorme, se te extraña
francisco

25.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Ese "inventario inútil" que, al fin de cuentas, nos teje y nos devuelve a la luz.
Abrazo
Alicia Perrig

31.1.11  

Publicar un comentario

<< Home