13.2.11

Poema de Francisco X. Fernández Naval


-MOLLY-

en un lugar de la ciudad junto al río,
escondido del silencio hipócrita de las flores y el altar,
detrás de una puerta encarnada,
en un lecho verde de trébol
y de esperma,
un cuerpo blanco bañado en leche
luna, escarcha o transparencia,
un símil sin aristas
pálidamente erguido,
una boca en la que beber
cálidamente abierta,
el redondo insomnio de Penélope
transportado en un carro de mejillón
y arcilla, silabarios del éxtasis,
monólogos sin culpa, formación en vértice de gansos o deseo
que cada día teje el amanecer del sueño.

© Francisco X. Fernández Naval

3 Comments:

Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

Un lugar donde uno quisiera estar, tenderse cara al cielo y recorrerlo con la imaginación. Qué bella descripción en tu poema, Francisco.
Va un abrazo
Betty

15.2.11  
Blogger Unknown said...

"Que cada día teje el amanecer del sueño" una hermosa metáfora, para una bella poesía.

18.2.11  
Blogger lauravazquez said...

Bello poema.
Gran momento se vive, cuando uno asi de esa manera mira.
El gran secreto: MIRAR
Mi respeto

20.2.11  

Publicar un comentario

<< Home