23.4.11

Poema de Irene Marks


LA MADRE DEL DILUVIO

Y en sueños se apareció nuevamente la Mujer Negra.
No se escuchó su voz, sólo su latido inmóvil
delante de todos los micrófonos del mundo,
donde ella hizo vibrar el sonido de su cuerpo,
el sagrado silencio de la serpiente.
Y la respiración de su carne fue el aliento del Mundo,
donde los círculos de astros se abrían
en la Gran Flor con pétalos de fuego.
Hacia ríos y océanos,
al ritmo cadencioso de las caderas de la Luna,
Y el Viento-Sol furioso, Sombra Resplandeciente,
levantó las polleras de la espuma.
Del mar surgía entonces el remolino de los pájaros
mientras la Mujer Negra
daba a luz a sus hijos de la carne y el aire.
Serpiente en la tormenta,
la Madre Paridora de los hombres con alas
sobre los labios anchos de la Tierra.
Y era su gozo una palpitación de llamaradas.
Y era su fuego Lluvia.
Y azul relucía su carne en el silencio.
Madre Negra de Luz,
tu cuerpo
respiración del día sin fronteras.

© Irene Marks

14 Comments:

Blogger ignacio said...

Irene:tu palabra sagrada embellece aun más los recónditos misterios del niverso, ¿ es la Mujer Negra también otra sacerdotisa cósmica como vos?
Bellísimo, bellísimo poema.
Ignacio

23.4.11  
Anonymous Sonia said...

IRENE, estoy conmovida con las maravillosas imágenes del poema... gracias!!! Sonia Del Papa Ferraro.-

24.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Muy bello poema Irene, imágenes, palabras, que dan cuenta de una ensoñación. Un beso. Miguel Madrid

24.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Querida Irene,
tu voz, es anunciación que alienta la respiración del mundo, y se proyecta con elocuencia en el "ritmo cadencioso de la luna", esa gran diosa blanca que te guía, como una Madre de Luz, sustancia que arde en tu palabra poética. Gran poema!!!
Cariñoso abrazo

Elisa Dejistani

24.4.11  
Blogger Liliana said...

Bravo, Irene. Me encantó el homenaje, plagado de recursos bellísimos y de un texto no dicho que emerge igual que la mujer negra, hecho luz.

24.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Un poema lleno de luz, de belleza y de profundos significados.
Felicitaciones, Irene, y un beso muy grande
María Rosa León

24.4.11  
Blogger Amalia Elvira said...

Irene: me parecieron muy bellas las metáforas de esta poesía, que parece sumergirnos en esas historias de la mitología, que siempre me fascinaron.Un nacimiento del mundo, desde una mujer negra, exuberante en su fertilidad y hermosura:
"Del mar surgía entonces el remolino de los pájaros/mientras la Mujer Negra/daba a luz a sus hijos de la carne y el aire" Me encantó!. Amalia

25.4.11  
Anonymous Anónimo said...

querida hermana Irene ,tu poema es de una belleza tan enorme con imágenes que el propio Beaudelaire se quedaría perplejo ,me encantó ,te felicito es uno de los grandes,abrazo para vos MarizelEstonllo

27.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Querida Irene, nuevamente tenemos el placer de leerte. Aquí, con este bellísimo y potente poema sobre la fecundidad y los elementos de la tierra.
un gran abrazo
Amalia M. Abaria

27.4.11  
Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

Metafórico, con sugerencias mitológicas y una elección en las palabras que dejan su luz, gracias por este poema, un abrazo
Betty

27.4.11  
Blogger ALICIA CORA said...

Irene, me llenó de luz tu poema a pesar de la Negra que lo enuncia. Bello es poco para calificarlo. Besos de Alicia Cora.

28.4.11  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Estupendo poema, Irene. Intenso y fascinante. Te felicito.

1.5.11  
Anonymous Anónimo said...

me pusiste en bandeja de letras el origen, bellísimo
ahora más me convence que dios es mujer, como defiende silvia pascheta, y negra!
hermoso, gracias
francisco

14.5.11  
Anonymous Anónimo said...

Irene;
cuánto decir desde las metáforas que, de por sí, transmiten luz y ritmo propio al poema.Bello.
Feicitaciones,
Gra Bucci

21.5.11  

Publicar un comentario

<< Home