6.4.11

Poema de Walter Villareal


ALFARERO

Y entre
tus manos,
el barro,
sensual curva,
certera recta,
enigmático vacío;
y el fuego,
cuajando
licencioso,
la desnuda
forma
revelada.

(En el pecho,
late una palabra...)

y entre
tus manos,
la piel,
quizás,
dócil arcilla,
indomable óxido;
y la luz
describiendo
impaciente,
la húmeda
caricia
del secreto.

(En el pecho,
vaga el silencio).

© Walter Villarreal

10 Comments:

Blogger Mónica Angelino said...

Excelente! me hizo acordar a mi amigo, el casique mocoví, Nestor Lanche (el Chula) de San Javier, Sta Fe.

Besossssss

6.4.11  
Anonymous Anónimo said...

A Walter, el alfarero...
hermoso poema donde palabras y barro se ensamblan y enamoran,
Un abrazo, Montse Bertrán

6.4.11  
Blogger Elisabet Cincotta said...

El final, creo que encierra la imagen justa para sentir el hacer del alfarero.

besos
Elisabet

7.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Qué bello, Walter, alfarero de las palabras, artesano de las desnudas formas que vagan en el pecho, silenciosas, abrazo, María Chapp

7.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Me llenó de sensaciones este poema.En el pecho late la palabra, me gustó eso y el logro total del poema. Un abrazo

Lily Chavez

7.4.11  
Anonymous Anónimo said...

hermosisimo poema Walter. Felicidades.

Carmen Amato

8.4.11  
Blogger Isabel Llorca Bosco said...

Muy buen poema que resume el afuera y el adentro, la maravilla de la creación, que puede abarcar hasta al Hacedor haciéndonos, asiéndonos con sus manos.(Dicen que esta parte del Génesis se escribió cuando el pueblo había llegado a ser alfarero.)Muy bueno el juego entre la palabra guardada y la que ya no es necesario decir porque está en la obra.
Isabel Llorca Bosco

12.4.11  
Blogger diana poblet said...

en el pecho late una palabra/ en el pecho vaga el silencio...
me dejó sin palabras porque lo has dicho todo.
Con mi abrazo,
d.

15.4.11  
Anonymous Sonia said...

Walter: Vagan el silencio y la palabra mientras la arcilla nos va creando las manos. Muy lindo poema. Sonia Del Papa Ferraro

16.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Me dejó pleno de poesía este texto. Trabajó mi ser como el alfarero la arcilla. Gracias, Walter, por tu decir tan esencial y puro.

Jorge Luis Estrella

21.4.11  

Publicar un comentario

<< Home