19.5.11

Poema de Alicia Márquez


MIAU

Eran las siete de la tarde
en un serio consultorio
con cuadros de paisajes nevados.
La gente hojeaba
revistas amarillas,
miraba absorta su celular luminoso,
se agarraba el mentón
con franco gesto inteligente
o cerraba los ojos
como para no tener que ver nada.
De repente, una gata.
Una gata en celo
maullaba desesperadamente
sobre algún techo.
Maullaba
con gritos desafinados y perentorios.
Maullaba a los gatos,
a los autos,
a la luna,
al universo.
Maullaba locamente.
Todos, en el consultorio,
empezaron a sentirse inquietos,
esbozaron sonrisas,
se movieron incómodos en las sillas,
observaron distraídamente por las ventanas.
Todos acallaron
sus propios maullidos
envidiando la libertad
de la gata,
en algún techo,
pidiendo amor a los gritos.


© Alicia Márquez

19 Comments:

Blogger Mónica Angelino said...

Excelente, me encantó!!!

Besossssss

19.5.11  
Anonymous elena CABREJAS said...

Elena Cabrejas dijo:

Es buenísimo tu poema, describe paso a paso el momento, y muestra todo el amor y la necesidad de expresarlo con libertad: " envidiando la libertad de la gata/en algún techo,/pidiendo amor a los gritos." !!!
18-5-2011,

19.5.11  
Anonymous Anónimo said...

Que buen poema Alicia, tan visual que casi veo a los pacientes en el consultorio y oigo a la gata, como oigo ahora a la que tengo aqui cerca.

Un abrazo

Carmen Amato

19.5.11  
Anonymous Anónimo said...

Lo dijo Elena, pero me encantó también pensar en ese pedido de amor a gritos. Bien Ali, un abrazo

Lily Chavez

19.5.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Hermoso tu poema, Alicia!
Què enternecedora esa gata!...
Aplausos, bises y besos
María Rosa León

20.5.11  
Blogger Marta Raquel Zabaleta said...

Brillante!

Saludos,Marta

20.5.11  
Blogger José Manuel said...

Así somos los seres humanos: reprimimos el grito, el llamado al amor que parece querer saltársenos del alma por los ojos. O será que no sabemos escuchar ese maullido...

José Manuel Solá
[Puerto Rico]

21.5.11  
Anonymous Anónimo said...

Alicia:
Me encanta como tu mirada hace poesia de lo cotidiano!
Un beso grande
Montse Bertran

21.5.11  
Anonymous milagros rodriguez said...

Recrear lo cotidiano es un arte vos lo hacés muy bien ¡te felicito!

21.5.11  
Anonymous Anónimo said...

Buenísimo!!!
Me encantó la comparación!!


Tere Vaccaro.

21.5.11  
Anonymous Anónimo said...

Alicia, este poema es como un pequeño cuentito con final feliz que nos deja esa moraleja de la libertad de los animales para expresarse y que a veces tanta falta nos hace a los humanos.
Un gran abrazo
Juany Rojas

21.5.11  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Excelente, Alicia. Un abrazo

23.5.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Gracias a todos por los generosos comentarios!

Un abrazo,

Alicia Márquez

23.5.11  
Blogger Elisabet Cincotta said...

BRAVO, Alicia!! quién no sentiría así

abrazos
Elisabet

23.5.11  
Blogger Máximo Ballester said...

Ja ja, me encanta. Este es un Alicia Márquez de pura cepa. Qué bella desvergüenza la de las gatas en celo.Un abrazo.

25.5.11  
Blogger julia del prado morales said...

humor a cuestas querida Alicia; qué vivan las gatas y las mujeres gatas, miau, miau, Julia

29.5.11  
Anonymous Anónimo said...

que bueno Ali
ay gata gata
así gritar que llegue el amor
desde graciela abrazo

29.5.11  
Anonymous Roxana Palacios said...

poemón, Alicia!; ¿me lo puedo llevar?; besos enormes, Ro

31.5.11  
Blogger galáctica said...

La espontaneidad del maullido de la gata, la fuerza auténtica y natural se contraponen con la dolorosa seriedad del consultorio.
Frescura y a la vez agudeza en este poema donde la vida vence a la muerte. Saludos poéticos Irene Marks

4.6.11  

Publicar un comentario

<< Home