27.5.11

Poema de Liliana León Trujillo


Risus Pascalis

A esta hora el río es mío,
La ciudad es mía,
Las vidrieras, los peldaños
La niebla de una tarde de Buenos Aires
Que se traga edificios enteros.
Rapsodia de la noche a la mañana,
Entre cuatro paredes retorcidas.
Medusas y cangrejos me acosan.

A esta hora soy lapida del cementerio,
Una cuchara en la garganta
Que solo muele malicia.
Metamorfosis sin trópico,
Embrión que no va a nacer.

No sé si llegué al lugar conocido,
Al pleno espacio que difícilmente me llene.
Si parir es el único dolor que vale la pena.
Y qué pena le corresponde a esto
De administrar dolor en dosis no calculadas.
Al risus pascalis,
A estar apegada a mi piedra de la locura.

Amanece…
El duelo es mío,
Las ancianas de negro,
Las flores secas,
El espanto por estar deshabitada
Frente a papeles vacíos.
La palidez,
Que no disimula su reino a esta hora,
En esta noche
Que estoy frente a mi cadáver.

© Liliana León Trujillo

3 Comments:

Blogger Mariasilvia said...

Buenosaires siempre me produce sentimients parecidos a este, Liliana, pero nunca pude expresarlos así, tan descarnado.
"El espanto por estar dehabitada/ Frente a papeles vacíos" lo conocemos, verdá? Pero usté los honra.

28.5.11  
Anonymous milagros rodriguez said...

Guauuu Liliana Excelente tu poema!!!

29.5.11  
Blogger galáctica said...

Un vuelo lírico que sólo se puede calificar de grandioso, una poesía que es como una droga por su belleza y también su sino macabro. Bellísimo y profundo, para releer por el mensaje pero también para perderse en la música de estas imágenes y volar. Saludos poéticos Irene Marks

31.5.11  

Publicar un comentario

<< Home