25.6.11

Poema de Leonardo Martínez


1936

A fines de Mayo
un veinticinco de la patria
con retreta a la oración
mi madre paseaba su belleza
lánguida y criolla
entre lapachos y jacarandaes
desnudos

Eran tiempos de la sociedad de la sangre
con alcurnia de abuelos
rigiendo la parsimonia
de vidas decretadas
por la solemnidad del decoro
Fue entonces

El cielo violáceo del anochecer
desprendió una cintura lunada
en la que mi madre posó sus ojos
era la cintura estrecha
del álamo más dorado por la juventud
y más plateado por la tisis

Sucedió en una salita mitológica
previo zaguán encendido
como salamanca propiciatoria
Allí se unieron la tierra y el cielo
el fuego y el agua
y ante la ciega nodriza
que el destino desdibujó
se ofrecieron
como adolescentes para la muerte

pues fui fundado
por el deseo
por la violencia del deseo
por la belleza del deseo
y por la plenitud de la muerte

Al fondo del agua
de las nomeolvides
una cabellera esparce
..... un pesado color
..... de sombra
una cabellera que destrenzó el aire
una cabellera más hermosa
.....que un río de lava
una cabellera como labranza estelar
.....donde la muerte permanece
.....y ampara a los amantes inocentes

© Leonardo Martínez

6 Comments:

Blogger Liliana said...

Imágenes y metáforas de gran acierto y belleza.

25.6.11  
Anonymous elena cabejas said...

ELENA CABREJAS DIJO:

LEONARDO, LA BELLEZA SIN IGUAL DE TU POESÍA, SIEMPRE ME LLEVA AL RECUERDO DE TU TIERRA Y TUS ANCESTROS, QUE RETRATAS TAN BIEN, Y AL AMOR DE TU MADRE Y LAS IMÁGENES FULGURANTES QUE HACES,
ES UNA VERDADERA CELEBRACIÓN DE LA PALABRA..
25-6-2O11

25.6.11  
Blogger LIDIA CARRIZO said...

QUÉ DECIR!...
ME ENCANTÓ ESA DEFLORACIÓN NATURAL DEL HOMBRE CON LA NATURALEZA CON SUS CARACTERÍSTICAS, SENTIDOS Y LATIDOS PROPIOS DE LUGARES INOLVIDABLES!
MI APRECIO../ lIDIA CC.

25.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Acá estoy, Leo querido, siempre deslumbrada por tu poesía. Ana (ná)

25.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Querido Leonardo
Siempre nos conducen a recuerdos, ambientes queridos, a nostalgias, dices de esa cabellera que destrenzó el aire, la cabellera de esa madre y de la vida
Hermoso poema
Un abrazo
Graciela Licciardi

28.6.11  
Blogger Cecilia said...

Qué bien logrado este poema de contrastes, saludos.
Marina Cecilia Kohon

30.6.11  

Publicar un comentario

<< Home