1.6.11

Poema de María Rosa León


La veleta

En la terraza de mi casa
hay una especie de veleta.
En realidad es un respiradero
que termina en forma de corneta
y gira en distintas direcciones,
según lo impulse el viento.

Algunas noches, al girar,
la veleta hace un ruido
que semeja una queja, un gemido.

Hace más de diez años
que vivo en esta casa
¡y todavía me estremezco
en las noches de viento!

© María Rosa León

40 Comments:

Anonymous Anónimo said...

MARÍA ROSA
¡que bueno! cuántas cosas hay en nuestra vida que gana la costumbre y sin embargo no dejan de asombrarnos.
un abrazo
Anahí Duzevich Bezoz

1.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Gracias por tu capacidad de asombro, por tus palabras y por tu afecto, Anahí!
Un beso grande
María Rosa León

2.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Maria Rosa:

Hay cosas, gestos, sonidos, que de tan viejos siempre son nuevos y causan el efecto de la primera vez. Es curioso, pero lo conocido tambien asusta.

Un gran poema y un gran abrazo tambien.

Carmen Amato

2.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Hermosa descripción de aquello que no podemos superar.
Un abrazo.
Drgaontesa Leuzzi.

2.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Me sumo a los demás comentarios, un logrado poeta felicitaciones. Vic

2.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Mil gracias Carmen Amato, Vic, Dragontesa, por su presencia siempre afectuosa en las letras y en la vida.
Un beso muy grande para todas
María Rosa León

2.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Lindísimo poema, con su magia y su secreto quejido.

Un abrazo,

Alicia Márquez

3.6.11  
Blogger ignacio said...

María Rosa, es un poema encantador por la belleza de lo cotidiano y simple tan bien pintado, y deslumbrante por el final
Gracias por tu poeaia
Ignacio

3.6.11  
Anonymous Anónimo said...

hermosisimo poema ,me gustó mucho ,esa sencillez en el relato devela el encanto del enigma
un sonido hace la diferencia...ese quejido ...esa cualidad que nos sorprende y estremece es plantea la condición poética indescifrable, captada en su magnitud ,un abrazo Marizel Estonllo

4.6.11  
Anonymous betty badaui said...

Este poema sugiere y muestra a la vez, quizás ahí reside su gran atractivo, me gustó, un gran abrazo
Betty

4.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Gracias una vez más, amigos del alma: Marizel, Betty, Ignacio y Alicia Márquez, por el afecto de sus palabras!
Un beso grande para todos
María Rosa León

4.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Emociona la sensata sencillez que emana te poema(todo es apariencia, amiga mía, nada es futíl cuando digo sencillez),esa crispación de una veleta nocturnal al viento.
Mi abrazo, Michou Pourtalé

4.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Que bello Maria Rosa hay cosas que en la vida son como nuestra piel pero siempre reparamos en ella

maria elena tolosa

4.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Mil gracias por tus palabras y por tu afecto, Michou!
Viniendo de una poeta de tu talla es doblemente halagador para mí.
Un beso grande
María Rosa

6.6.11  
Anonymous Anónimo said...

María Elena:
¡Qué hermoso es tenerte siempre cerca con tus lecturas, tus comentarios y fundamentalmente con el afecto sincero!
Por todo ello, mil gracias y un beso grande
María Rosa León

6.6.11  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Cosas de la vida a las que no nos acostumbraremos nunca. Bello poema.

besos
Elisabet

6.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Querida María Rosa, admiro tu destreza para poetizar lo cotidiano,vivencias y percepciones de tu alma y de tus sentidos, siempre abierta al vuelo de un ave,a la ráfaga, al perfume de la mañana...gracias por tu poesía!!!
Disculpame que me tuve que ir el otro día en The Rozz cuando leías..
Besote, María Chapp

6.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Gracias Elisabet, por pasar por mi poema y dejarme tu afecto!
Un beso grande
María Rosa León

6.6.11  
Blogger Mirna Celis said...

María Rosa: de una total originalidad tu poema!! Esa especie de veleta que gime, da la sensación de eco de un dolor interno y se revive con su sonido.
Maravilloso!!!
Un beso enorme.
Mirna Celis.

8.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Gracias, Mirna, por tu lectura llena de sabiduría y tu comentario lleno de afecto.
Un beso grande
María Rosa León

8.6.11  
Anonymous Anónimo said...

M. Rosa:
Eres una gran poetisa.Es cierto, el asombro y los miedos nos acompañan toda la vida.
Saludos, Camilo

9.6.11  
Blogger Tony said...

Hermosa descripción de una sensación, que se va repitiendo cada vez que Dios sopla el viento de su magnificencia. Un abrazo amiga. Antonio.

9.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Mil gracias, Camilo, por tu lectura y tus palabras llenas de afecto.
Un gran abrazo
María Rosa León

9.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Muchas gracias por tu tiempo de leerme, Tony y más por el afecto de tus palabras de aliento.
Un abrazo grande
María Rosa León

9.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Gracias por tu presencia afectuosa en todas mis páginas, Elisabet!
Un beso grande
María Rosa León

10.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¿Y acaso no es cierto que si un día no oyeras su gemido, lo extrañarías?
Y no hubieras hecho ese bello poema sin la queja de la veleta...
Hermoso, muy hermoso poema sobre algo tan sencillo y tan lleno de misterio.
Un abrazo
Celina

10.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Mil gracias, Celina, por tu acertada reflexión y por tus palabras de afecto!
Un beso grande
María Rosa León

11.6.11  
Anonymous Anónimo said...

María Rosa: Siempre hay una primera vez para todas las cosas. Tal vez el viento trae sonidos que ahora quieres escuchar. Un beso grandote. Miguel Madrid.

12.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Una verdad como puño la tuya, Miguel.
Gracias por pasar por mi página y dejar tus palabras llenas de afecto.
Un gran abrazo
María Rosa León

12.6.11  
Blogger Máximo Ballester said...

Tiene un aire de cuento o de canto infantil que me encanta. Hermoso, María Rosa. Un abrazo.

13.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Gracias, máximo por tus palabras y por tu afecto que me reconcilian cada día con la vida y me rescatan del la ceniza volcánica, de la artritis, de la lumbociática y de todos estos males del alma
naque!
Un gran abrazo
María Rosa

13.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Muy bueno María Rosa
que maravilla que un ruido constante dé nacimiento a este poema
desde graciela abrazo

17.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Mil gracias por tus palabras, Graciela!
Y gracias también por el afecto y la generosidad de tu tiempo
Un beso grande
María Rosa León

17.6.11  
Blogger Ricardo Juan Benítez said...

¡Hola María Rosa! Esa veleta parece el graznido de aquel cuervo de Poe que susurraba "nervermore", "nervermore"... gracias por tu poesía.

24.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Gracias a vos, Ricardo por recordarme a Poe y homologarme también!
Un gran abrazo
María Rosa León

24.6.11  
Anonymous Angel Rizzano said...

claro limpio transparente:

DIAFANO y NOBLE POEMA.

UN ABRAZO para MARIA ROSA.

26.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Mil gracias, Ángel por tus palabras y por tu abrazo!
Va otro para vos
María Rosa León

27.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Querida María Rosa
En este bello poema he descubierto una gran metáfora que me conmovió. Cuantas veces en la vida descubrimos cosas que nos dan miedo y sin embargo no hacemos nada por modificarlas. Excelente tu poema
Un beso enorme
Graciela Licciardi

28.6.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Mil gracias, Graciela, por tu lectura, tu interpretación y esoecialmente por tu afecto!
Un beso grande
María Rosa León

29.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Eres genial Maria Rosa al escribir este poema
me gustó
besos myrtha

13.7.11  

Publicar un comentario

<< Home