23.12.08

Poema de Alicia Grinbank



SOPA DE VERDURAS

Bulle el potaje
su verdinaranja promesa.
Se cuece ya y apago el fuego:
pero sigue cloqueando burbujitas
resopla bajo la tapa de la cacerola
como si se resistiera a enfriarse.

¿Y yo -ante el último golpe de ataúd-
vibraré también un largo instante
contoneando mis recuerdos?

© Alicia Grinbank

Poema de David Sorbille



...........A Juan L. Ortiz

Me imagino a Juanele
con su aura de poeta vital
enhebrando en las sombras
versos mágicos y musicales
alumbrando tinieblas
sintiendo la nostalgia del tiempo
sufriendo los años oscuros
la insensatez y las prohibiciones
alimentando el canto sonoro
del paisaje y la esperanza
volando con las mariposas
bajo la llovizna y en los campos
junto a los hombres pobres
ascendiendo en la memoria ilustre
siendo más intenso y sabio
cobijando entre las manos
el sueño imposible de los justos
hasta confundirse con la tierra
triste y en silencio
frente a su Gualeguay

© David Sorbille

Poema de Fernando Sánchez Zinny



Petición para que el tiempo se detenga

Trasluz de congoja ilumina un descenso apagado
cuya canción escucho entre los hilos de la tarde.
No me dejes, amiga, ¡no me dejes!

Empedernido a veces, a tu lado reía,
rubio merodeador del gozo.
Te lo pido de nuevo: ¡no te vayas!

Después me transformé en fuego atardecido
que ardía cerca.
No apagues esa llama: ¡no la apagues!

Y amé a tu influjo el vino, el pan y las mentiras
pequeñas y amistosas,
enlazadas al abandono.

Resabios de tu albor me llevan otra vez a donde
duermen romanzas y doncellas:
mi amiga, mi alma: ¡quédate conmigo!

Y bebí en tu cintura que es un cántaro frágil
bajo el día celeste.
No me mires; tan sólo yo te miro.

Ansiosamente respiraba como un joven
en cerrazón de sortilegios:
no te alejes amor, aún no lo hagas.

A tu lado maduré una ternura altiva
muy próxima al quebranto,
desliz entre rumores aturdidos.

Hoy puedo recordarme, despojado, doliente,
sin ojos, sin caricias:
deja al menos tu pelo entre mis manos.

Quejumbre y cantinela, apenas pasos
de un numen que se interna en la espesura,
a buscar el olvido en que tu frente aguarda.


© Fernando Sánchez Zinny

Poema de Laura Yasan


ella vive sola

la calle donde vivo es silenciosa
mi vida no
ella vive en la cáscara que va dejando el tiempo cuando huye
una ruta de luces estridentes que cambian de lugar
por las noches el ruido de ese barrio
viaja por la avería de mi cuerpo
pesada y lentamente como un barco de carga
hay rostros en la almohada sucios de combustible
señales de un secuestro
manchas en la bandera de un país derrotado
vivo en el terrorismo de esta jaula de huesos
mi vida no
ella escribe su libro en la salud
con los dedos pintados de colores
nunca se cansa de viajar
yo la espero en mi casa de murmullos
viene a mostrarme fotos de su fiesta
a pedirme prestado
algo de luz para después

© Laura Yasan

Poema de Amadeo Gravino


Don Hilario

Era un anciano triste
y en los días de fiesta
se vestía de gaucho
y bailaba en la calle
el Pericón Nacional.-


© Amadeo Gravino

Poema de Silvia Manzini




pampa

tobiano ............... estrella
embrujo
la
cruz
del
Sur

círculo de fuego
corre

caballito de lata
arena de Troya
arde

sin sortija

gira
sangra

Al confín de la noche

© Silvia Manzini

Poema de Ricardo Venegas



Somos muchos
gritó el demonio de la legión,
mientras el hijo del dios impronunciable
los miraba regurgitar el lodo de su ansiedad,
somos muchos, clamaron,
y Éste caminó sobre las aguas
del mar donde se rompen los espejos,
somos la prueba de ácido y el fuego nos levanta,
dijo,
mientras caían al precipicio de los ojos del alma.

© Ricardo Venegas

Poema de Roberto Di Pasquale


LAS ALUSIONES

Y no era por los años
que tuviese vividos.
Ahora me doy cuenta
que tampoco comprendo.
Pero
son todos los años
que no podré hacer míos.
Y lloro ante mis ojos
que no pueden mirar
lo que llevo
aquí adentro.
Como no sé
que decirles
a los años
que sigan
lo que ya no seré
cuando me encuentre
conmigo.

© Roberto Di Pasquale

Poema de Xenia Mora



LÁGRIMA

Resbala una gota
enterrada en el rosal de mis ojos.
Camina transparente y descalza
por el rubor de mi mejilla.

Sigue el camino
sobre tus huellas en mi piel ,
reflejo de nuestra primavera
agua, caricia, deseo y nácar.

Se espeja silente
por los cristales de mi ventana.
Ya está cayendo la tarde.
-se escucha un estruendo-
Golpea una ola en el suelo
y hace una grieta
en la voz del alma.

© Xenia Mora

Poema de Taty Merced



Hay una llovizna de memorias
mojando mi almohada
Mientras, la luciérnaga juega con su luz
para distraer mi sueño.
Cualquier pretexto es bueno
para tratar de alejar la oscuridad
de esta soledad que se levanta
más grande que mis deseos.
Me alcanza la distancia
y creo verte otra vez
en este espejismo que me ronda.
Toca mi frente...avanza.
Besa mis labios...canta
como si la muerte no llegara
canta...canta...can...ta.

© taty merced

22.12.08

Poema de Omar Requena



Yo también
fui niebla
no lo olvido

© Omar Requena

Poema de Yadi Henao



CARTA AL SUR

En la savia de cedros, duermes hermana.
Sembraste de fresias* el jardín de mamá,
tú, que tanto hablaste de no quedar para semilla, hoy sola,
entre líquenes de verde musgo en tus ojos.

El sur ya no es lo que era, ¿qué era?
Los lagartos reinan en las grutas,
el dolor anida entre los árboles
y en los guayabos, olor a llanto de palomas.

El vestido del pavor que alguna vez luciste
y los zapatos de angustia, ya me quedan a medida.
Al fin alcancé la fama, el olvido perfecto.
Los diarios publican la última crónica
de las flores y el diluvio.

Dime, ¿cómo pasan los siglos en el secreto de la tierra?
¿verdad que duendes asaltan alacenas de mujeres solas?
¿cómo es la vida donde el reloj destila paraísos de veneno?

Estoy bien, hermana.
En el brillo de esta hora, te nostalgio.
Bella durmiente en cenizas ámbar que te escribe
bajo la persiana infinita del invierno.

* Flor de Africa del Sur y ciertos lugares de América

© Yadi Henao

Poema de Pablo Javier Resa


Fonógrafos

..........Lo corrí porque esas cosas
..........no pueden tolerarse

..........Me ganó porque ya cargo
..........más de cuarenta al hombro

Me juzga mal usted porque lo vio tan chico
y pobre el susto que se llevó ese pibe
Hágame el espacio... haga el favor
..........tómeme en serio
También era yo le digo
el que dobló la esquina y se perdió hacia el Sur
después de hacerme su mejor burla
..........de sacarle la lengua
..........a esta fonógrafa nocturnidad ajena
..........y mía

© Pablo Javier Resa

Poema de Paolo Astorga


BALADA PARA YESELYN

Desnudo, aquí me tienes, las sombras extrañándote otra vez
han desafiado a todos los muros,
mientras él se preguntaba a qué hora abrirías tu sexo
como una boca que irremediablemente será triste, oceánica, infame,
qué tardío será el día,
me han destronado nuevamente los búhos de mi absurdo dolor
mientras escribo aplausos y voces de ovación
para que me arrastren los mismos placeres, la misma sonrisa fingida,
qué triste será el infierno al anochecer una promesa diluida en tus cabellos,
ya lo sabía, miro a tus manos purificando una memoria
y me dices qué asco, qué asco es verte,
pero tú ya sabes que mi ojo retumba como un violín atravesado por espadas
sabes que he llegado sucio y sudoroso a tu coronación,
eras un incendio, una gran ciudad imperceptible, deshabitada,
y yo quise tirarme de aquel quinto piso de un edificio blanco
un 28 de enero de 1999,
ya me veías, reías de mí, de mi fingida oscuridad
y el corazón que se quejaba de un frío tremendo entre las sienes.
Escupiste en medio de la pista
y me gritaste: “así pagamos las vírgenes”
La niebla te había hecho luz;
un extraño corazón
fuera del universo.

© Paolo Astorga

Poema de Cristina Pizarro


COMO ALCANZAR LAS MARIPOSAS

Cada crepúsculo es una burbuja
que sueña con la noche.
Y el día en su disfraz de guerrero
finge desfallecer
y luego sigue andando.

Yo no temo al ocaso
porque sospecho
la existencia de la luz.

Cómo alcanzar las mariposas.

© Cristina Pizarro

21.12.08

Poema de Luis Benítez



POR QUITARLE A LA MUERTE SU SOBERBIA
Un amor absoluto, para el que no existe
primero ni último, golpea sobre el mundo:
en el más humilde y en el más soberbio
canta la canción del hombre.
Bajo las máscaras vacías e intermedias
un amor absoluto, para el que no existe
primero ni último, resuena escondido,
más allá de los gritos
y la apretada melodía de la desesperación.
Aún más allá. Es el eje íntimo y viviente
el que canta, el que musita las palabras
como un talismán sonoro,
una pedrada en la frente
de los desmoronados mundos.
Un amor absoluto,
para el que no existe
primero ni último,
anima estos silencios,
estas ficciones que tan sólo intento
por quitarle a la muerte su soberbia.

© Luis Benítez
Foto: Gustavo Tisocco (Cementerio de La Recoleta)

Poema de Molly Bic



Camino
sobre la trama perdurable
de mis genes.

En la huella
rasguño.

© Molly Bic

Poema de Karina Sacerdote



LLUVIA

susurra el cielo
que nombrará soplos
tocará con gárgola
cada nota oculta

nada
puede celarse
en arcones
en silencios

hoy
llora por los otros
y llora por mí
que caigo en lluvia

© Karina Sacerdote

Poema de Moni Munilla


PRETEXTOS

Nada podrá conmigo y sin embargo,
en el peregrinar de este terreno paso,
el péndulo señala mi destino
y me cubre el espacio
y me limita el aire
y se vuelca furioso hacia mis sueños
que prometí cumplir con tanto empeño.
Nada, dije mirando este presente.
Nada, repetí cubriendo el alma
de tempestades ajenas,
de fantasmas antiguos y ladinos,
de la fina inquietud de las mentiras.
Quise desplegar mis alas y fui vuelo
navegué por mil cielos, fui lucero
y encerré mi corazón sin buscar dueño.
Pensé que era capaz sin medir riesgos,
valiente me enfrenté al desafuero
y creí ser ángel entre tanto infierno.
Nada podrá conmigo, repetí.
Nada seguramente, volvió en eco.
Ahora que estoy huérfana de inviernos
Camino hacia el otoño de mis versos.
Me ocurre en primavera este deseo
de saciar al destino con pretextos.

© Moni Munilla

Poema de Liliana Celiz



los lazos de la luz
en el ramaje del espejo
en la conciliación de rama al otro punto
en lo profundo de la luz la escala abierta de la antítesis
en lo referencial la marca doble de apertura


© Liliana Celiz

Poema de Yamil Dora


como un animal sin rostro
paseo mi vaso por la noche

como un animal sin rostro
que no cree en abogados

pero amo el sol

el agua fértil

a todas las niñas que vinieron
a despedirse del verano

y ya no hay ancla corazón

sólo remos obligados
por estos brazos que me llevan

© Yamil Dora

Poema de Liliana Varela


Tantra

Melosa telaraña tejida con supremo amor
entendimiento quimérico, loca pasión
cuerpos enhebrados bajo mismo hilo dorado
vibrando al ritmo de un sonido afinado.

Manifestación divina de un sexo sin lascivia
en el que la realidad se asemeja al nirvana,
Shiva y Shakti: principios fusionados
transmitidos al mortal en encuentro sexual.

Energía y conocimiento aliados de manera
que renazcan siendo uno en el ser interno
suprimiendo el tiempo, el cosmos, lo eterno:
en Tantra reviven… volviendo a nacer.

© Liliana Varela

Poema de Ana Silvia Mazía


Ver al dorso

Volverme del revés.
Ver mi nuca obstinada
y llenarme de ternura.
Alcanzar
el centro justo de mi espalda
y hacerme una caricia.
Oír mi voz
.. fuera de mi cráneo.
Capturar
la expresión de mis ojos
cuando hago
.. me hacen
...... el amor
...... el asombro
...... la bronca
...... la desesperación.
Eso será en otra vida.
Hoy, sólo cuento con tu mirada,
................................ tu mano
................................ y tu voz.

© Ana Silvia Mazía

Poema de David Rosario Sorbille


RÍO DE ENCUENTROS

.....“Era la esperanza emergiendo del agua”
.........................Juan L. Ortiz


Voy andando caminos,
largos senderos
soñando recuerdos,
orillas de mi barrio
y misterio profundo
de mi bohemia,
paisaje que llena
de música las sombras
y la serena belleza
del viejo río
de mi canto,
donde danzan
mis palabras
y se convierten
en poesía.

© David Rosario Sorbille

Poema de Beatriz Martinelli



AÑORO


escarbo en mis albergues
amante añorado
distingo la palma de tu piel
que modela cada arista de mi cuerpo

que aprendió los caminos
que conducen a la cima
.................. y pasea por senderos

dibuja con la lengua
el contorno de mis labios

riega las pestañas
secas y agotadas
.................. de tanto tropiezo

silenciosa escucho
el sonido de tu voz
............. cuando arrastras los vocablos

añoro mi dulce amante
la túnica abrigando mis pasillos
el paso tanteando mis llegadas
el ritmo en las caderas del amor

© Beatriz Martinelli

Poema de Leonor Silvestri



Intersex en el programa de la tarde frente a su cirujano

no tengo problemas en presentarme
frente a mil ojos, reflectores y cámaras
el frío helado, la refrigeración
del estudio de TV
nos recordará
a vos y a mí
la camilla y la sala
nuestro lecho nupcial
donde me desposaste
penetrándome
forzándome
treces veces al mes
durante 26 años
elastizando mi tejido
haciéndome ceder
con un tutor
reeducándome
corrigiéndome
adolescente o niño
dormido fui
vos, susurrándome al oído
palabras de enamorado
vos, Pigmalión con bisturí
yo, un mármol ardiente
un angelito, anestesiado
el tajo, irreversible
no puedo volver
despellejarme la vida
para que me quieran
que no me rechacen
antropofagia de la tele audiencia
zanjar, lijar, hurgar
asir mi cuerpo
hacerlo concha
valva salada la herida
sobre mí
tu
tratamiento
me extrañás, lo sé
Turco Julián con su antifaz
científico
tiene sentimientos
me echa de menos
objeto de su pasión
mi padecimiento
tu apetito
del cuerpo+del sexo
del cerebro
herramientas, técnicas
cierras dominantes
para cimentar
mi materialidad
mi subjetividad
tu lugar en la saciedad

© Leonor Silvestri

Prosa de Lydia Pistagnesi


...................................... A
....................................... M
........................................ O
......................................... R


... Buscarte en vano, sin comprender que fantasía estalló en mi interior, ni que distancia separó nuestras vidas.
... Estás, cuando el sol asoma sus tibios tentáculos dorados, o en el ocaso de ese otoño que quedó, para siempre, mimetizado en sensaciones.
... Te siento, cuando una melodía llega a mis oídos y bailan los recuerdos de aquel amor sin futuro.
... Vives en mis lágrimas, empapando almohadas amanecidas.
... Te evoco, en una eternidad sin palabras, cuando aflora el misterio y los milagros dejan esa estela mágica, que inexorablemente se diluye cuando me saluda la soledad

© Lydia Raquel Pistagnesi

19.12.08

Poema de Carlos Roldán



ahora que las lluvias de abril de agosto
las lluvias de octubre y noviembre y veraniegas
caen en un sur que es eterno
quiero escribir mis cartas al lejano
confín que entrevieran los sueños

ahora que la garganta estrangula su plegaria
y veo que todo opaca o desmerece
urge un trigo un resplandor un fresco aire
que desde el oscuro mar venga y rescate

hubo entre sueños oro
entre las gentes
un deseo de patrias más parejas
un amparo y palabras casi dichas
como si ellas hablaran por salvarnos

pero es tiempo de lluvias, mis amigos,
he partido a la selva por los fuegos
y sólo llevo mi sed

alguno cante
ese verso ausente de un desvelo
en paisajes de lluvias
hacia nunca

© Carlos Roldán

Poema de Elena Cabrejas


AMIGA

A la Hermana Alice Domon (Caty)

Necesito encontrarte dulce amiga querida
con tu voz cristalina como el agua que dejaste
en mis manos cada vez que te ibas
donde pude beber tu fe enorme y transparente
igual al alba de tus ojos donde te amanecía
la sonrisa.
Ahora sé que no estás y duele ese signo terrible
de la desaparición, Hermana.
Pero voy a reconstruirte, darte cristiana sepultura
entre la tierra húmeda debajo del ciruelo
que nos acogía con sus frutos amarillos
en las tardes de mate y confesiones.
Enterraré tu libro de oraciones, tu rosario
y también tus zapatos que anduvieron tantas calles
buscando a los tuyos.
Llenaré tu sepultura de pétalos de rosas
y el perfume llenará la casa
.................. como un cuenco infinito.

© ELENA CABREJAS

Poema de Jonathan Berumen



Viviré

hasta que Dios
sople de nuevo en mí
y me de un cuerpo
que no sea este derrumbe
de piedras
................ de mis huesos
tierra esparcida de mi carne.



© Jonathan Berumen

Poema de Patricia Díaz Bialet



A CUATRO MANOS

Imposible sostener mi vida.

A cuatro manos balanceo el desorden
y los burdeles pegajosos de la memoria.

Pero es imposible sostenerla.

Retener al ángel asustado de lo que no vuelve
o derrochar el poco tiempo que me queda.

Imposible recordar mi vida.
Olvido mis errores por completo.

© Patricia Díaz Bialet

Poema de Roberto Glorioso



El alimento tiene horma de pan
.................... pero no hay mesa.

Sitúa esta voracidad
su aritmética de asombro.

Todo es un enorme salón vacío.

Un nido de ceniza
.................. en el anverso del patio.


© Roberto Glorioso

Poema de Gladis Moine


Del verde sueño

A veces
en las noches
camino junto a los duendes
de la casa
y les pregunto:
¿qué haré con esta soledad
que vaga entre las sombras del alba?

En el húmedo silencio
sólo voces de libros me acompañan,
me duermo sobre sus páginas
tras el verde sueño de la palabra.

© Gladis Moine

Poema de Fernando Trejo



Camino

Este andar de paso por la carretera
con tortuga al pie
y verde lentejuela en el bolsillo
Y no morir en camas de rojas sanguijuelas:
.......... (nos sigue a paso lento)
Y es andar de paso por lenguas ya maduras
............................. de piernas coloradas
..... cuando nunca
..... cuando siempre

La tierra se devuelve en los ojazos verdes
de la muerta encáustica y dolida

La boca negra de arenosa mordedura
mata toda casualidad de alambre y recorrido
...... (Los autos no se detienen a ver muertos
...... los autos no tienen porqué andar apagados)

© Fernando Trejo

Poema de Emilce Strucchi



Atrincherarse armada
de infancias prometidas,
de cruz
y embarcadero triste

la nena gris del día gris
¿navegará anclará?

condenados a rosas
y torvos de silencio
se liberaron
sus doloridos dientes

la boca enmudece ahora su letra intensa
gibosa
y acentuada

¿cómo admitir entonces
de mi lengua o mis manos
(adentro de un placard)

tantos glaciales tules
con sus valses espléndidos?

sola
entre los trazos baldíos
esta perversa

zarpa de mi noche.

© Emilce Strucchi

Poema de Héctor Berenguer


LA PIEL DE JUDAS

I

Nunca llegarás a la altura de tu sueño
el mejor fracaso
es hacerlo posible
las expectativas superan lo imaginario
y el suceso es inferior al recuerdo
llevas puesta una piel
que te durará toda la vida.

© Héctor Berenguer

Poema de Hebe Solves



ESPEJO DE AGUA

III

La catarata se desploma
........... en sí misma:

es la catástrofe del tiempo
......... una carcajada perdurable en la selva

y la duplicación de los reflejos
......... abre la superficie dislocada
.................. donde caer
saberse en la caída.

© Hebe Solves

18.12.08

Poema de Jorge Boccanera


Oración para un extranjero

VI

Lluvia,
somos dos extranjeros,
mi nombre como el tuyo es una travesía,
un deambular por puertas cerradas para siempre.

La gente entra en mi sueño como por otra casa
y tus breves colores se deshacen contra el olvido,
pero ya lo sabemos,
no hay nada que tratar con su navaja,
nada que preguntar en sus regiones.

Lluvia,
somos dos extranjeros,
nos separa una herida.


© Jorge Boccanera

Poema de Enrique Solinas


Drag-Queen

Porcelana dirá
alguien
de su voz.

Dirá que no es posible
mientras un cisne
rudo
lo empolva.

“Vas a tomar mucha cerveza, campeón,
con tus amigos;
vas a reírte y a chocar las copas;
vas a romper el vidrio y que se astille,
y que tu sangre
parezca
fragmentos de rubí.”

Porque nosotros somos tan nosotros,
porque hablamos de fútbol, la pasión,
que hasta podemos sentir placer
en una charla.

Porque nosotros somos tan nosotros
que nada más existe.
Todo hombre guarda en su interior una mujer exagerada,
una sombra que llevará consigo
hasta el día de su muerte.
Y mucho miedo.
Y un poco de rubor,
tal vez,
por si hace falta.

© Enrique Solinas

Poema de Norberto Barleand



18 de SEPTIEMBRE

.............a Julio Jorge López

Nada sucedió,
quizá un invento
la furia, el grito,
nada sucedió,
dicen

hace tiempo,
cuánto?
eran hombres de luto,
que pateaban paredes
en la noche negra
de muerte y de soberbia.

Donde estaban
los Dioses y la gente?

En que sombra se escondía
la ultima gota del diluvio,
las estrellas quebradas de sangre y de silencio

Cuantos no miraban,
cuantos no veían,
cuantos esperaban la luz del otoño,
la sed del olvido.
entre quietas calumnias
.......... de la Patria ausente.

Treinta mil estrofas del horror mutilado,
treinta años, la barbarie oculta
uno mas ,
un día cualquiera,
un día de septiembre,
la condena
uno mas poblando
las cruces desveladas

......................... de la Patria Sorda

© Norberto Barleand

Poema de Marita Ragozza



EL CERO Y LA LUZ

No basta toda la aritmética
para encender un solo cero.

Pero tampoco alcanza la mirada
para unir ojos encandilados
con el cero que alumbra
la luz de algunos sueños.

Quizás toda la luz
sea unir un solo cero:
la mirada y su propio sueño.

Sin embargo
para unir los sueños
hay que apagar la luz.


© MARITA RAGOZZA DE MANDRINI

Poema de Alejandro Drewes



INVOCACIONES

2

no, ya no intento
evocar esa luz
-como el fulgurante
ojo del dios era
bajo los puentes
negros de lluvia-

marcharon los pies
sobre llagas
y el pueblo quiso
huir de la peste:
cerrado el cielo entonces,
fue de pronto, y todo camino

© Alejandro Drewes

Poema de Carlos Kuraiem



Ya les dije lo que pensaba
ahora quiero encontrarme
con la noche
con las estrellas más altas
que miran de cara al suelo
como las margaritas

© Carlos Kuraiem