7.2.10

Poema de Ricardo Juan Benítez


Ciudad de ángeles con cara sucia

.....A Mónica Carranza (Buenos Aires
.....14/02/1946 — 28/12/2009)


Sus pies descalzos
saben del durmiente
y el riel,
conocen el pedregal,
los callos y el pus.
Sus corazones desnudos
saben del frío,
los sueños de cartón,
del hambre,
del olvido, el dolor.
Sus almas perdidas
no conocen más hogar,
que un banco de estación
al borde del terraplén.
Son ángeles de cara sucia
que ya no tienen su hada,
madre sustituta,
devota protectora.
Desde el más allá
aún susurra sus nanas.

© Ricardo Juan Benítez

17 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Esta problemática de los chicos en su propio viaje, haciendo suyos rieles y calles es de todo los días pero la forma de decirlo es lo que hace el click, y nos lleva a la reflexión.Un abrazo Ricardo.

Lily Chavez

7.2.10  
Blogger ALICIA CORA said...

Hermoso homenaje Juan, lástima que los seres de luz como Mónica a veces no sean oidos, ojalá que desde el lugar que le tiene destinado Dios, siga protegiendo a sus Caras Sucias. Bello poema y bvelo recuerdo, besos de Alicia Cora.

7.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Conmovedora letra resuelta en versos contundentes, gracias por compartirla.
Un digno alegato querido Ricardo y principalmente un merecidísimo homenaje a Mónica Carranza y a su obra generosa y solidaria de la Fundación "Carasucias".
Abrazote

Elisa Dejistani

7.2.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Duele el poema, duele y nos hace visitar el andén y reflexionar sobre esta gran deuda que tenemos.

abrazos
Elisabet

7.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Una dolorosa verdad en este homenaje tan merecido.
Te felicito Ricardo

Alicia Borgogno

7.2.10  
Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

Ricardo, gran mujer Mónica, madre total de todos los niños desamparados, aún enferma no dejó de luchar por ellos. Y se la nombra tan poco, hasta nos olvidamos de imitarla en el diario vivir.
Gracias Ricardo por dedicarle este poema tan apropiado.
Un gran abrazo
Betty

8.2.10  
Anonymous Anónimo said...

ricardo, sus almas perdidas..que dura es la vida pero el cielo tambien es para ellos

un abrazo

maria elena tolosa

10.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Ricardo:
un gusto encontrar aquì este merecido homenaje.
Gracias por este decir.

Tere Vaccaro

10.2.10  
Blogger Avesdelcielo said...

Un tributo merecido a quein tanto hace con los pequeños ángeles de carne y hueso. Felicitaciones.
MARITA RAGOZZA

10.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Digno homenaje a Mónica Carranza y a su obra de amor. Sin duda desde el cielo seguirá potegiendo a sus "caras sucias".
Un gusto haber paseado por tus letras.
Cariños
Maria Cristina Fervier

12.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Querido Amigo, un poema que hace justicia, te abrazo. C. Carbone

12.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Este homenaje a Mónica nos hace reflexionar, seguramente estará cobijando bajo sus alas a sus cara sucia, hijos de esta realidad q nos circunda.
Rosa Lía Cuello

13.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Ricardo, me conmovió tu tributo a Mónica Carranza y tu decir sobre esas ternuritas que deambulan por la ciudad, un abrazo grandote, María Chapp

13.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Dolorosamente conmovedor
te felicito

desde graciela abrazo

15.2.10  
Blogger Eduardo said...

Ricardo
en tu homenaje aparecen todas las cicatrices que llevamos en el alma los que vivimos aquí y ahora. Algo hay que hacer, además de sufrir y condolerse por estos niños y esta vida cada vez más dura. Tu poema nos hace reflexionar. Gracias. Eduardo Chaves

17.2.10  
Anonymous Anónimo said...

¡Qué hermoso homenaje! Esa bendita mujer merecía la sensibilidad de un poeta como vos. Gracias por el llanto que le sacaste a mis ojos.
Un fuerte abrazo.

Jorge Luis Estrella

19.2.10  
Anonymous Sonia Quevedo said...

Ricardo:
Sentido poema a esa maravillosa mujer que, a pesar de las dificultades, protegió a los niños de la calle.
Desde el cosmos, cuando brille con luz propia, estará con ellos multiplicándose su obra.
Desde lo profundo del alma he sentido al leer, como nuestros niños de la calle ya no lloran, no ríen; han perdido los sueños y las hadas.
Que bueno sería por lo menos intentar, multiplicar por el mundo sin importar las etnias con sus credos, color y costumbres, a este ser de luz que se ha marchado.

Gracias poeta por compartir el enorme sentimiento que le embarga.

Sonia

24.2.10  

Publicar un comentario

<< Home