7.3.10

Poema de Celina Vautier



No escribirás poesía en el verano

No escribirás poesía en el verano,
porque el calor te aplasta, porque el sol te achicharra.
Porque la ciudad hierve y el asfalto te fríe,
y la siesta te invita a dormitar sin sueño.
No hay leño alguno ardiendo que te inspire el divague
y tu gato rehuye la caricia mimosa.
Las flores se marchitan bajo el rayo candente
de ese sol despiadado que derrite las piedras,
calcina tus neuronas y obnubila tu mente.
La poesía te habita en las tardes de otoño,
en la tibieza fría de un sol envejecido.
Te llega entre las hojas teñidas de oro y cobre
o bajo el gris de un cielo entristecido.
Te acompaña el compás de las gotas de lluvia,
lánguida e insistente música monocorde
que golpea y adormece como triste salmodia.
No escribirás poesía en el verano,
sino en el calmo otoño, o en el crudo invierno,
cuando nada te evoque el perfume de flores,
cuando los esqueletos de los árboles secos
te recuerden la muerte de tus viejos amores.

© Celina Vautier

12 Comments:

Blogger Elisabet Cincotta said...

Muy bueno, alude tiempos de vida

besos
Elisabet

7.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Gracias Elisabet, siempre atenta a mis pininos poéticos.
Celina

8.3.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

Celina, absolutamente cierto!
la poesía se nos aparece durante el otoño; mientras llueve y nos volvemos nostálgicos de otras lluvias; en los ocasos...
Muy bueno!

9.3.10  
Anonymous Anónimo said...

es verdad, la poesía nace cuando disfrutamos o sufrimos un momento a pleno, no cuando el tiempo nos agobia de calor
saludos
Anahí Duzevich Bezoz

10.3.10  
Blogger galáctica said...

Celina: muy interesante tu poema, que comienza como cuando les daban a los chicos una penitencia de escribir cien veces lo mismo"No escribirás poesía en el verano". Aunque, personalmente, no es mi caso,y amo el verano para escribir poesía, me parece un poema muy logrado, con imágenes de mucho vuelo, sobre el otoño y el invierno.Especialmente "No hay leño alguno ardiendo" y los versos finales. Saludos poéticos Irene Marks

10.3.10  
Blogger fgiucich said...

En búsqueda del otoño dorado, donde las hojas inspiran en su caer incesante. Abrazos.

10.3.10  
Blogger Mario Alberto Manuel Vázquez said...

Me gustaron mucho las imágenes, el ritmo y el estilo del poema, pero no coincido.
La poesía que "aparece" en determinadas estaciones/situaciones de la vida sólo es un reflejo reactivo de la vida. La poesía necesaria (a lo Rilke) es imprescindible a cada momento, es un estilo de vida que acompaña y hasta genera las estaciones/situaciones de la vida, y no a la inversa. Si nuestra poesía es necesaria se nos impone, porque el poeta escribe para transmutar el mundo, al menos en la simbología de la palabra. Y si quiere transmutar el mundo es que no está conforme con el mundo como es... no se limita a ser un traductor de ese mundo.
Disculpá la polémica sobre el tema del poema, te repito que me encantaron las imágenes.

10.3.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

Me gustó mucho , y aunque dices que no se puede escribir en verano lo has hecho y bellamente , contradictorio y polémico como la vida misma Un abrazo Leonor

12.3.10  
Blogger julia del prado morales said...

Es cierto el verano agobia, agota.El otoño, estación que se da para escribir, que inspira y refresca las neuronas.

Bello, Julia

13.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Gracias a todos por sus comentarios. Han logrado que este poema me guste a mí. Yo tenía mis dudas sobre él...
Celina

19.3.10  
Blogger Alberto Peyrano said...

Celina, tu poema es muy hermoso, arrobador y envolvente. Más allá de quien escriba o no poesía con el calor, lograste transmitir el encuentro del alma con la belleza y la evocación, elementos que todo buen poeta sabe transmitir. Siempre me gustaron tus poemas.
Gracias por tu comentario en el mío.
Un abrazo, Alberto

19.3.10  
Blogger Benjamin Mejias Caris said...

Me gusta este viaje, este bello viaje, independiente de su denso verano.
Felicitaciones Celina.

19.3.10  

Publicar un comentario

<< Home