6.3.10

Poema de Eduardo Chaves


ES DOMINGO MAÑANA

Abro el placard y cuelgo mi traje cotidiano
.... el saco . el pantalón . una camisa blanca
en un cajón las medias . en otro la bufanda
cerca de los pañuelos la corbata sin nudo
y en un rincón de sombra
...... los zapatos se aquietan
como animalitos ciegos que duermen su orfandad.
Me preparo en silencio para el sueño que aguarda
..... es domingo mañana.
La posibilidad de un sol . una lluvia . una magia
un día para tener nombre
para olvidar las órdenes . los números . las lágrimas
y recordar palabras
......... como luna . caricia . rocío . miel . crisálida.
Pierdo sin rebeldías el don de la mirada.
Duermo. Pienso que duermo. Sueño.
Dejo mis ojos libres para ver el olvido
ya las manos se hunden entre nieblas y sábanas
sangre que vuelve al cauce de orillas desoladas
tengo sobre la espalda seis días sin sosiego
seis días como trampas
como piedras o espadas.
La noche no me da tiempo. cierra sueños. ventanas
...... toda música muere
todo canto se apaga.
Tengo el cuerpo en la cama pero estoy en el traje
..... colgado de los hombros
en la percha que espera resucitar el lunes
...... despertador en llamas
calle dolor. fatiga . vértigo . sudor. espadas
...... trampas . piedras. semanas
y año tras año todo
........ siempre a la hora exacta.

© Eduardo Chaves

38 Comments:

Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

Una vertiginosa semana en un gran poema.
Saludos
Betty

6.3.10  
Blogger federico oña said...

!de puta madre el poema! que angustia la cotidianeidad como termina admirando uno a los viajeros
que duermen en terminales con sus artesanias,a los poetas y los locos

6.3.10  
Blogger Mónica Angelino said...

La cotideaneidad de la vida, luces y sombras.


besossss

6.3.10  
Blogger José Manuel said...

He vivido este poema de hermosas alucinaciones, esa es la poesía que imanta mi imginación. Perdona la brevedad de mi comentario: escribo con un solo dedo debido a un derrame cerebral.

José Manuel Solá
[Puerto Rico]

6.3.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

Eduardo, tu poema le da belleza a lo cotidiano, al embole diario y abrumador...la magia del poeta!
Excelente!

6.3.10  
Blogger claujardin1201 said...

Muy bueno.Atrapa del principio al fin y se ve la cotidianidad tan bien reflejada.
Saludos
Claudia

6.3.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Verse uno mismo en la rutina, hace que ya el poeta sea testigo de si mismo. Y no es poco amigo!!
Brillante lo tuyo!
mi cariño

6.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Qué lindo Edu!!No lo conocía, posiblemente sea nuevo pero se disfruta mucho, como todo lo tuyo.
Un abrazo.

Lily

6.3.10  
Blogger Laura said...

Eduardo: No deja de sorprenderme tu palabra inmensa, y cuando leo siento que te estoy escuchando, la mejor magia. Un abrazo

7.3.10  
Blogger galáctica said...

Eduardo: un poema que expresa toda la alienación de nuestros tiempos ,cómo los horarios, los "trajes" nos van carcomiendo e alma, hasta que ya somos esos trajes, esos horarios, nos fagocitan. El comienza y el final circulares manejan en forma increíble esos tiempos donde se marca con fuerza la involución del ser ante el ataque constante de las estructuras externas. Excelente Irene Marks

7.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Muy original tu relato de lo cotidiano.
Te felicito, Eduardo

Alicia Borgogno

7.3.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

La rutina, el vacío y hasta la soledad del hombre están en tu poema.
Muy bueno!!

besos
Elisabet

7.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Aleluya por el Poeta que habla de lo rutinario, y con palabras que alucinan, levita y nos sorprende gratamente. Un abrazo Edu.Vic

8.3.10  
Blogger Mariano said...

Tu poema es una radiografía de la vida cotidiana de tantos y tantos...
Otra muestra de gran poesía, Eduardo; ojalá que a pesar de la distancia -sólo geográfica- un día cercano podamos encontrarnos
Un abrazo

Mariano Shifman

8.3.10  
Blogger ALICIA CORA said...

Las alucinaciones que impulsan a la rutina y el relato de la cotidianeidad están muy bien reflejadas en este hermosísimo y real poema. Me encantó, un beso de Alicia Cora.

8.3.10  
Blogger Cristina Ramb said...

Aplasta esa rutina, lo vacio de lo cotidiano en tu maravillosa forma de describir, en tu lenguaje siempre profundo. Un abrazo.

9.3.10  
Anonymous Anónimo said...

hermoso poema con la precision de la hora exacta descansando sobre las perchas
como decia pessoa el que descansa es el traje
pablo queralt

9.3.10  
Anonymous Anónimo said...

que bien, ¡que manera tan real de expresar las exigencias de este siglo!, del cual somos esclavos
saludos
Anahí Duzevich Bezoz

10.3.10  
Anonymous Anónimo said...

¡Genial, Edu!
El poema va creando un clima que va in crescendo hacia ese cierre imperdible: Todo a la hora exacta.
Aplausos y un gran abrazo
María Rosa León

10.3.10  
Blogger Marta R. Zabaleta said...

Qué lindo, qué sincero, qué humano.

Pido permiso para reproducirlo en mis blogs.
Saludso Marta.

11.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Eduardo:
Ya te lo dije, eres un consumado poeta.
Con la monotonía y la cotidianidad, has entramado la urdimbre de un excelente y profundo poema. Pleno de versos coseguidos y de bellas imágenes.
Te felicito.
Saludos, Camilo

11.3.10  
Blogger Benjamin Mejias Caris said...

Ese día a día con su transito severo ha sido esculpido en forma maravillosa.
Felicitaciones Eduardo.

11.3.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

Como siempre bello y sorprendente tu poema Eduardo .Me atrajo el ritmo , el vaivén entre la vigilia y el sueño , su profundo lirismo y la realidad cercana.
Un abrazo Leonor

12.3.10  
Blogger fanny said...

Ay de la suerte de poder escuchar de voz la palabra, entonces la palabra toma otro vuelo, otra danza.


Nos vemos el domingo?

Sensiblemente, Fanny

12.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Me encantó. Es más. Te lo pido prestado para el programa del lunes que viene "Pretextos para no volvernos locas" en el que vamos a tratar el tema de la ropa.
O sea, vamos a leerlo.

Un abrazo,

Alicia Márquez

12.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Excelente Eduardo
casi dejar de ser para ser solamente adentro de ese traje
para estar "colgado" en la desesperante cotidianeidad
ese irse a dormir y no soñar elevándose
en fin me pareció muy bueno.
desde graciela abrazo

12.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Eduardo:
Un gusto leer tu poema!
Tere Vaccaro

12.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Eduardo, hay un realismo lleno de magia en tu poema, que rescata lo cotidiano y lo lleva a un plano universal.Sos un gran poeta y lo que me atrajo sobremanera es tu capacidad para dotarlo de ritmos inadvertidos y cadenciosos.
Te felicito.
Susana Giraudo

14.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Se ha escrito mucho en contra de la rutina pero ésto, Eduardo, ésto es antológico, por lo menos a mí, y veo que no estoy solo, todo lo contario, me resultó de una belleza mágica. Mil gracias.

Jorge Luis Estrella

14.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Excelente poema Eduardo, tanto es posible decir a partir de algo tan prosaico como un traje o un irse a dormir previo a un domingo. Me gusta mucho como a partir de esas dos imágenes vas a hablando de la existencia misma.
Aprovecho de agradecer tus comentarios a mis poemas y tus palabras de apoyo ante el dolor que aflije a Chile.
Vaya mi abrazo cariñoso para ti,
Juany Rjas

15.3.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Brillante observación, es mirar siendo testigo. Se aplica aqui, además del talento, esto de observarse y darse cuenta.
Que no es poco.
un cariño

16.3.10  
Anonymous Anónimo said...

me gusta la fuerza de tu estilo mucho, esa voz poética tan particular y exacta... el día preciso para tener nombre...
me gustó mucho. con el gusto de leerte ys eguir conociendo tu trabajo
itzela

18.3.10  
Anonymous Anónimo said...

¡qué lo parió, cómo vomitas así! delicioso, impactante!!!!
me dejó cerca del terror... que no nos pase, que no!!!!
gracias, un abrazo enorme!!!!
francisco

19.3.10  
Blogger julia del prado morales said...

¡Madre mía, qué poema!. Julia del Perú

19.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Cuánta fuerza tiene tu poema Eduardo, con un vértigo de palabras gritas al mundo el dolor por una cotidianidad alienante, que aplasta el Alma; pero siempre está el poetizar que salva y hermosos poemas para compartir en este fogón!!!!! Un gran abrazo y gracias por tus comentarios, María Chapp

24.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Querido Eduardo,
nos has regalado un gran poema para exorcizar la rutina y ciertos automatismos esquizofrenizantes de la hora que nos toca. Te felicito!
un gran abrazo

Elisa Dejistani

25.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Eduardo:Bravo,excelente.
Aplausosss!!
Un abrazo.
Dragontesa Leuzzi.

26.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Querido Eduardo: demás está decirte -como siempre- que leerte es un verdadero placer! En este poema se siente toda esa verdad de lo rutinario; la velocidad y el desasosiego que produce. Un día de domingo deseando vestirse de él, pero llevando la sombra del otro traje.
Simplemente, genial!!
Un beso enorme.
Mirna Celis.

29.3.10  

Publicar un comentario

<< Home