19.3.10

Poema de Isabel Guevara


CAE LA TARDE

Es otoño
acaece el crepúsculo
y con él
brotan todos los desalientos.
¿Qué aflicción me confortará?
¿De cuál fingimiento se vestirá mi nueva pelambre?

Miro
y las tinturas del entretiempo alivian mi pupila
-no mi sed-
¿Dónde estás, vida?
–me pregunto–
cuando se extingue el cigarrillo de esta hora.

En mí
todas los simplezas del hombre
sus dudas
mientras deshago las amarras
y desmejoro el poema
mientras me agito en orfandad
-como todo lobo en el último minuto.

En mí
el indecible aullido
las cenizas de la noche que no llega.

Toda la solitud,
en mí.


© Isabel Guevara

21 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Protagonista: la soledad
y quien no ha sentido esto???
Buen poema
desde graciela abrazo

19.3.10  
Blogger Maria Fischinger said...

Las dudas suelen plagarnos cuando la soledad nos acompan~a.
Un beso
Maria

19.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Isabel:
En esa "solitud" te acompaño, y cuántos! que te leen ahora mismo...Junto con la noche poblada de luz, tu noche de poeta!
Besos, Montse Bertrán

19.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Eso pensé como Graciela, que uno también se hace las mismas preguntas muchas veces, porque la soledad nos pertenece a todos. Un abrazo.

Lily Chavez

20.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Toda la magia del otoño en ese paisaje que refleja el paisaje interior.
¡Me encantó tu poema, Isabel!
Felicitaciones y un beso grande
María Rosa León

21.3.10  
Blogger galáctica said...

Isabel:"el indecible aullido" es lo que da origen a este poema, que es un himno a la soledad odiada-amada, con el sentimiento del crepúsculo que acarrea la melancolía . Un poema donde se espeja la de-sola-ción y la pregunta "¿dónde estas, vida?" estremece.Saludos poétciso Irene Marks

21.3.10  
Blogger Merche Monroy Fernandez said...

Me embargas con tus versos de una sensación de desidia constante. De pausa agónica. De espera y desesperación. Me quedo con “ las tinturas del entretiempo alivian mi pupila-no mi sed-”
Felicidades

21.3.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
La soledad y su dilema en un excelente poema. Felicitaciones.

21.3.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

Cuánta soledad se descubre en tus palabras , excelente registro , original formato , y doloridas imágenes .Poema que conmueve
Un abrazo Leonor

24.3.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

La soledad y tu creatividad para hacerla palpable en la palabra.

abrazos
Elisabet

26.3.10  
Blogger Isa said...

Gracias Graciela por la lectura, la nota y el abrazo. Soledad vs solitud. La una es “no estar en compañía de, a mi decir, un sentimiento de carencia, de falta de alguien. La otra, la que me ocupa, es el espacio y el lugar donde habita la primera. Queda otro abrazo para ti, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Querido Gus, una vez más te agradezco la entrega de nuestros trabajos. Voy algo retrasada con respecto a las lecturas de todos los links que me has enviado. Sin embargo, comienzo a revisarlos, sapiente y expectante de las sorpresas a encontrar. En tu blog de mispoetascontemporaneos hallo perlas, joyas exóticas y rarezas que me maravillan. Otra vez gracias, querido amigo, por la difusión generosa. Va un abrazo sin prisas, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias María F por la lectura, la nota y el beso. No habría vida si no se dudara. Contradiciendo al archiconocido, me gusta decir “dudo luego actúo”. En ocasiones, la duda, es la pimienta, el productor de la energía. En mi caso, la gran generadora de letras. Queda otro beso para ti, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias Montse B por la compañía, la nota y los besos. El terreno de la solitud “que no soledad” es el lugar más cálido y preciado del poeta y sus noches, además de enriquecido por esos pedazos de luna que me place llamar luciérnagas, estrellas vivientes, oro -luz rodrigón. Quedan más besos para ti, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias Lily Ch por la lectura, la nota y el abrazo. Cierto es, la pregunta, la búsqueda, son permanentes como mortales las respuestas. El resto es transitoriedad. Queda otro abrazo para ti, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias Irene –galáctica- por la lectura detallada, la nota y los saludos poéticos. Más allá, mucho más allá de la soledad, que no es más que la no compañía, está la SOLITUD, ese terreno yermo, desolado tan fértil para la incertidumbre y la reflexión; para las preguntas sin respuestas; para la filosofía y su discurrir; para el reconocimiento y la aceptación; para los yerros y los aciertos; para la introspección. Para el poema y para el indecible aullido, el entretiempo y la solitud son generadores y dadores de vida, y en ellos la dulce tristeza (la melancolía) se pasea con desparpajo y sin anuencia. Queda otro abrazo poético, cálido para ti, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias María Rosa L por tu lectura exacta, por la nota cantarina y el beso grande. Paisaje dentro, cierto es, todo el hechizo del otoño y la preparación del alma para los tiempos/en los tiempos del desguarnecimiento. Me encantó la lectura que le otorgas. Lo creces. Queda otro beso grande para ti, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias Merche M F por la lectura, la nota hermenéutica desde tu diccionario interior y las felicitaciones. No hay merma en la esperanza (tú sabes de eso bien) como tampoco pausa en la agonía (algunas veces). Hay versos, sí, y lectores y lecturas y la tuya, tan genuina, me ha encantado por el detalle y la interpretación. Quedan más y más felicidades para ti, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias David Antonio S - Nuevamente me valgo de uno de tus versos, vivificantes, poéticamente estimulante, perteneciente al poema que le dedicas a Silvia: “La vida renace en el momento de la pena” (y desde ella, agrego yo, el poema) –para agradecerte la lectura, la nota y las felicitaciones. Nos seguimos leyendo. Quedan más y más felicitaciones para ti, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias Elisabet C por la lectura, la nota y los abrazos. Todo es poetizable: la soledad / la compañía, la alegría/la tristeza… la vida toda. Sí no estuvieramos al tanto de las espinas, no amaríamos las rosas. Van más abrazos para ti, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias Leonor M por la lectura, la nota y el abrazo. El poema que no te atrapa, que no te hiera, que no te cimbra o no te conmueva, está muerto, como su hacedor. Tu voz me indica que te conmovió y eso es magnífico. Entonces parafraseándote, digo: “he dejado un fuego encendido” y, ello, me place. Queda más de un abrazo para ti, Isa

14.4.10  

Publicar un comentario

<< Home