14.3.10

Poema de Susana Rozas


Niñez

Cuando era niña
me escondía
debajo de la escalera
para que
nadie me viese.

Los años
tatuaron mi plexo

..................................

No he encontrado
otro triángulo
donde hacerme
invisible.

© Susana Rozas

16 Comments:

Anonymous Anónimo said...

En ese escondite, Susana, tu poesía te descubre.
¿Una belleza tu poema.
Aplausos
y besos
María Rosa León

14.3.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Brillante tu poema. Claro y profundo.
Brillante.
Esta noche lo leeré al aire Susana.
un abrazo

14.3.10  
Blogger Mónica Angelino said...

Magnífico!
Pura belleza tus versos.

Besosssssss

15.3.10  
Blogger galáctica said...

La sensibilidad llevada al grado sumo brilla en este poema, donde se recuerda claramente la infancia, ese tiempo donde aún no estaba tuatuado el plexo solar. Muy logrado Irene Marks

15.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Muy bueno Susana. Te felicito! Duro y bello a la vez.

Lily Chavez

15.3.10  
Blogger Mario Alberto Manuel Vázquez said...

¿Qué somos, sino esos recuerdos y la urgente necesidad de sentirnos tan seguros como entonces?
Excelente poema, sin una palabra que sobre. Y un remate perfecto, porque esa niña no buscaba que no la viesen: buscaba (y busca aún), hacerse invisible.
Un abrazo desde Salta

15.3.10  
Blogger Fanny said...

Pero tu poema te rescata: ahí donde la luz.

Sensiblemente, Fanny

15.3.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

La necesidad de, a veces, sentirse invisibl, en la soledad. Un breve magnífico

besos
Elisabet

15.3.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

Simple y profundo...me encantó!

16.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Breve, fuerte, lúcido.
Aplaudo
Abrazos
Alicia Perrig

17.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Susana:
En ese invisible triángulo, la belleza dice presente! Me encantó!
Besos
Montse Bertrán

18.3.10  
Blogger Laura said...

la brevedad es claridad absoluta. este poema la tiene, visible. felicitaciones.

18.3.10  
Anonymous Sonia Quevedo said...

"Ese Asiento del Alma" o suma de fuego y agua, da un dorado profundo formando el triángulo cerrado que protegió a la niña, y hoy, sigue encerrando a la silenciosa mujer.
Es un poema profundo elaborado con muy pocas palabras y bastante magia.

Mis respetos poeta.
Sonia

18.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Es realmente impresionante la síntesis y el vocabulario elegido para un tema fundacional. Felicitaciones Susana,
Eleonora M.

19.3.10  
Anonymous Anónimo said...

A veces una necesita no sentirse expuesta....sentir el espacio interior, que nadie entre en él...el espacio interior de donde surge tu poema, un jueg interesante entre "mi interior" y lo que expreso, un abrazo, María Chapp

20.3.10  
Anonymous Anónimo said...

A veces una necesita no sentirse expuesta....sentir el espacio interior, que nadie entre en él...el espacio interior de donde surge tu poema, un jueg interesante entre "mi interior" y lo que expreso, un abrazo, María Chapp

20.3.10  

Publicar un comentario

<< Home