3.9.10

Poema de Alejandra Leonor Parra



Esta casa custodiada por jazmines chinos
...................... a la que empuja el sol de mayo
........................ y un aura dulce la rodea
.......................... esconde un secreto

Al pasar el umbral
la casa se ajusta y enreda a quien entra

... te deja sentarte
... te invita con té caliente
... te respira

y empieza a ceñirse como un corsé

Por las ventanas,
................... (satisfecha de dolor)
la casa escupe los huesos
los ojos quemados
................... las ganas de amar
................ (espinas de mi paraíso)

© Alejandra Leonor Parra

14 Comments:

Anonymous Efraín said...

Excelente poema, saludos Efraín.

3.9.10  
Blogger CHARCONAUTA said...

Rica lectura...

3.9.10  
Blogger Eduardo Espósito said...

Me gustó Ale, ese elemento sorpresa del final, potente y con las cualidades de asombrar y ensombrar...

3.9.10  
Blogger Rolando Revagliatti said...

Me gustó leerlo y releerlo, Alejandra. "Satisfecha de dolor", "las ganas de amar", no son el tipo de formulaciones en verso que suelen complacerme: sin embargo, el marco de tu texto, los protege (de mí).


R. R.

______________________________

3.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Uy! Estuve en esa casa. Sí que estuve. Tanto tiempo estuve que aquí quedaron mis huesos, esos, que por suerte escupió. No hace falta decir que es un poema muy logrado ¿no?
Abrazo
Alicia Perrig

3.9.10  
Blogger Mariasilvia said...

Esa casa, tu casa, mi casa, ese "ceñirse como un corsé" que a mi me suele resultar tan contenedor a veces... y ya no importa que escupa los huesos.
Bello.

3.9.10  
Blogger Avesdelcielo said...

Esa animación o personaificaón de la casa tan bien poetizada, me lleva a reconocer en algunos versos que a esa casa la conozco
Magnífico.
MARITA RAGOZZA

4.9.10  
Blogger Leo Mercado said...

La gran casa es el verso. Y en los tuyos uno se siente lo suficientemente cómodo como para poner los pies sobre la mesa ratona.
Veo en tu poema una dulzura que se desliza letra a letra.
Lindo.
Besos.

4.9.10  
Blogger RICARDO JUAN BENITEZ said...

Aparentemente el apellido Parra tiene un algo poético que se transmite a quien lo porte. Bravo.

4.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Excelentes imàgenes. Pude recorrer tu casa sin sentirme atrapada; pero con un poco de dolor que asoma por las ventanas.

Un placer leerte.


Andrea Álvarez

4.9.10  
Blogger Fabiana said...

Tremendo poema de fortísimas imágenes. Un abrazo. Fabiana León

4.9.10  
Blogger Susana Lizzi said...

Uau. Este poema tiene todo. Me encanto. Besos. Sú

5.9.10  
Anonymous galáctica said...

Esta personificaicón de la casa es maravillosa, desde sus sutiles encantos hasta los sacrificios que exige para que se resida en ella. Logradísima y además muy realista desde el lirismo,(lo que no es fácil de lograr) Saludos poe´ticos Irene Marks

6.9.10  
Anonymous Sonia Quevedo said...

Alejandra:
Sobrecogedor poema colmado de imágenes, para mí, curiosamente familiares como el azahar de la india en el centro del patio de mi vieja casona. Silenciosamente, hace su arribo la tristeza.
Gracias por sus letras y un fuerte abrazo.

8.9.10  

Publicar un comentario

<< Home