3.10.10

Poema de Mónica Angelino


A voz en cuello

Hay que romper las bisagras del viento
apuñalar el aire si es preciso
elevarse por encima del metro
y sus centímetros
gritar que no
o que sí
a sangre llena gritar gritar
muévanse los cimientos de la duda
los revoques
hasta quedar afónica
que se parta la tierra que tiemble
la arteria inflamada de abismos

hay que gritar

que se haga mil pedazos tu nombre mil
nada quede
- ni el apellido -
no respire la noche
que haga implosión el liquen que duerme
en la humedad vertical de tu angostura

hay que gritar

sin miedo al angor de tus clavículas
atravesar los vidrios de la sombra
sacudirse con sus lunas las mareas
que estallen los bífidos volcanes de tu espina

hay que gritar

el silencio

es cosa de la muerte.

© Mónica Angelino

22 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Cuánto grito en la palabra mísma, el poema sacude su orgasmo, vibra, seduce...me encantó, me encantó Mónica querida y la imagen, guau...buenísima. Un abrazo poeta.

Lily Chavez

3.10.10  
Anonymous galáctica said...

Ese "Hay que gritar " que se repite, como símbolo de vida, de lucha, de alegato, es la poesía, la palabra que busca nombrar lo que fue prostituido y volverlo a su sentido primigenio.Desde el cuerpo "que estallen los bífidos volcanes de tu espina", desde el cosmos"romper las bisagras del viento". Estas imágenes son propias de quien convoca a la palabra como magia certera, consciente de su hechizo. Magnífico poema¡Sí, hay que gritar, estoy de acuerdo! Saludos poéticos Irene Marks

4.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Un pedido que es al mismo tiempo el grito que se pide. Visceral poema que llega nítido y conmueve hasta la última fibra. ¡Bravo, querida Mónica, y la ilustración acompaña con tanta fuerza como el magnífico texto.
Un abrazo grandote.

Jorge Luis Estrella

4.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Un pedido que es al mismo tiempo el grito que se pide. Visceral poema que llega nítido y conmueve hasta la última fibra. ¡Bravo, querida Mónica, y la ilustración acompaña con tanta fuerza como el magnífico texto.
Un abrazo grandote.

Jorge Luis Estrella

4.10.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Grita la palabra, aunque sea escrita. Grita porque llega, se atesora.
Un cariño

4.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Una maravilla tu grito, Mónica! Debe de haberse oído hasta en las galaxias vecinas.
Aplausos y besos
María Rosa León

4.10.10  
Anonymous Betty Badaui said...

Este poema sacude y al llegar al final me conmovió el remate.
Un largo abrazo
Betty

5.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Maravilla maravilla maravilla
grito desde el andén de mis sueños
desde graciela abrazo

5.10.10  
Blogger Pere Bessó said...

a sangre llena y ante el abismo, puente o precipicio, grito o aullido...
buen poema, amiga mía.
Un abrazo
Pere

6.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Muy bien Mónica, un verdadero tesorooooooo!!!
abrazos

Elisa Dejistani

6.10.10  
Blogger Eduardo Espósito said...

Esta es la Mónica que más me llega. La del desgarro y el refusilo. Me gustó mucho...

6.10.10  
Blogger Avesdelcielo said...

¡Qué grito existencial , completo, cósmico, para que el silencio no nos convierta en cómplices.
Un poema que interpela en bella factura de texto. Felicitaciones.
MARITA RAGOZZA

7.10.10  
Blogger Eduardo said...

Mónica
un gran poema, gritar es su sentido y se mantiene en el ritmo y en la expresión. Tiene una fuerza impresionante y no se puede dejar hasta el final. Bello. Eduardo Chaves

7.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Querida Mónica: de una contundencia vital. Existen silencios de voz maravillosos, pero en este caso "Hay que gritar", porque la ausencia de palabras, ahogaría!
Espléndido!
Un enorme cariño.
Mirna Celis.

8.10.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Un grito estentóreo, como un canto de libertad. Felicitaciones.

9.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Visceral aullido, sí a la VIDA, hay que gritar, desandar mudeces, decir/nos nuestra verdad, qué poemazo, Mónica!!!! Un beso, María Chapp

9.10.10  
Blogger LIDIA CARRIZO said...

ESTÁ TODO DICHO...
LIDIA CARRIZO CC.

10.10.10  
Anonymous Anónimo said...

"El silencio es cosa de la muerte": contundente, impecable. Liberación, fortaleza, verdad.
Excelente Mónica. Un abrazo. Liliana Lapadula

14.10.10  
Blogger julia del prado morales said...

Qué grite el silencio, claro que sí. Bello y profundo. Te abraza, Julia

15.10.10  
Anonymous Anónimo said...

¡Cuánto dice tu poema aullido tu palabra volcán...!
Gracias por compartirlo,
Abrazo Grande, Montse Bertrán

18.10.10  
Anonymous silvialoustau said...

Como el fin de una sifonia, esa antinomia entre fuerza que eleva y la musicalidad de la repitición.
Bellisimo Monica,

Silvia Loustau

22.10.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

totalmente de acuerdo Mónica, hay que gritar!

26.10.10  

Publicar un comentario

<< Home