5.10.10

Prosa de Sonia Quevedo


ABRAZANDO A LA DUDA

Desnuda la piel en sobresalto y sola, retiene los momentos idos al escuchar el sonido persistente desbordado en el espacio.
Puede ser cualquiera al escucharse el timbre del teléfono; sin embargo, continúa expectante sin perder la ilusión que genera la duda y la esperanza viva.
Puede ser cualquiera, más supone percibir la voz de quien sin volver la vista atrás, recorre el camino abrazado por las sombras y la niebla.
Puede ser cualquiera cuando entre el desconcierto y la certeza, la esperanza cobra vida en las palabras; y sin embargo, sigue el timbre persistente repicando abrazado a la ilusión, a la esperanza, y a ese eterno silencio anquilosado impregnado por la voz perdida.
Puede ser cualquiera cuando la piel en sobresalto y sola, continúa sintiendo las caricias idas, el perdido verbo y el repique persistente desbordado.


© Sonia Quevedo

12 Comments:

Anonymous Anónimo said...

muy buena prosa poética, muy profunda, me encantó (él timbre, el poema) Lucas Andrín

6.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Cara Sonia,
un clima de oscuro desconcierto impregna el texto, que oscila entre la duda, el desencanto y la nostalgia de "las caricias idas," y de "la voz perdida". Todo ello mancomunado con destellos de esperanza. Una mixtura que invita a la reflexión. Felicitaciones.
un gran abrazo

Elisa Dejistani

6.10.10  
Blogger Pere Bessó said...

Puede ser culquiera, pero y si fuera Él
Hay que estar con los sentidos abiertos y en vigilia,
aun así...
Pero que nunca sea porque te abandonaste
Un beso
Pere

6.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Sonia: tu poema me llevó a ese estado, entre desasosiego, expectativa, un claroscuro del alma, quizás la esperanza de un milagro que traiga su voz...una forma muy femenina, creo, de conservar el sentimiento, lo amado...(que no sea como dice Pere a costa tuya)me trajo muchas imágenes propias...te felicito por tus comentarios,son buenísimos!!!
Besos, María Chapp

6.10.10  
Blogger Avesdelcielo said...

Mientras no se conteste al teléfono, pueden cruzarse todas las expectativas. Me encantó la duda y la espera. Preciosa prosa, como siempre nos tiene acostumbrados la poeta.
MARITA RAGOZZA

7.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Eso de continuar sintiendo las caricias idas, sólo lo puede experimentar el poeta.
Muy bueno tu poema, Sonia.
Tenés la capacidad de recrear estados muy oscuros con toda la luz que te habita.
Aplausos y un beso grande
María Rosa León

7.10.10  
Anonymous Sonia Quevedo said...

Gracias queridos amigos por sus deferentes comentarios, me hacen muy feliz, me emocionan.
Y a ti Gus, gracias por acogerme y por la imágenes que acompañan las prosas; son únicas y siempre acordes con las letras.

Reciban queridos poetas, un gran abrazo con admiración y respeto.

Sonia

7.10.10  
Anonymous Anónimo said...

¡Qué linda manera de hacernos sentir ese clima! De llevarnos a ese misterio, a tantas sensaciones. Preciso, prolijo, logrado, de calidez y calidad. Excelente, Sonia.
Muchos éxitos
Cristian Jesús Gentile

7.10.10  
Blogger Eduardo said...

Sonia
tu prosa se lee al ritmo de una melodía silenciosa y melancólica, es nocturna y solitaria, nos habla de una larga incertidumbre y de una espera que ha nacido hace mucho tiempo. Es un texto muy bello. Eduardo Chaves

7.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Querida Sonia: tu voz impregna todo ese camino de palabras de una belleza misteriosa y sutil. Se siente esa ansiedad, el creer y no, que ese timbre sea de la presencia anhelada.
Realmente magistral!!
Un beso enorme.
Mirna Celis.

8.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Sonia:
Has escrito un texto muy atractivo y bello.
Me recuerda la frase del Evangelio que pide estar vigilantes en todo momento.
Saludos, Camilo

10.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Mi querida Sonia, tu poema lo percibì suave, transportador de sensaciones y nostalgias. Se siente hermoso....

Gracias

Andrea

10.10.10  

Publicar un comentario

<< Home