13.1.11

Poema de Liliana Lapadula


DE LA IMPIEDAD

“La cuestión no es: ¿pueden razonar?
ni ¿pueden hablar?, sino: ¿pueden sufrir?”
Jeremy Bentham

Un perro recorre las calles
en busca de una mirada compasiva.
Casi extraviado, da vueltas y vueltas
hasta rendirse jadeante
sobre una vereda en sombras.

Hurga con desesperación
en las bolsas malolientes de la ciudad.
Encuentra un hueso
lo aprieta entre sus dientes
y como preciado trofeo
lo lleva hasta un oculto
rincón del mundo
para que el nuevo día
no lo sorprenda huérfano.

Mientras tanto, para esconder miserias
y no dejar huellas
algunas manos empastadas y crueles
resuelven su destino.

© Liliana Lapadula

9 Comments:

Blogger Liliana said...

Quien mata a un perro,puede matar a un hombre, a una mujer... con su crueldad, su idiferencia: armas tan letales como una navaja.

13.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Me gusta tu poema tanto como los perros
Y esa soberbia humana de creernos dueños...
María Amelia

15.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Cara Liliana,
un poema alegato que no ignora la deshumanización que va "in-crescendo", en la hora que nos toca. Gracias por compartir.
un abrazo

Elisa Dejistani

16.1.11  
Anonymous Anónimo said...

un problema sin resolver, bien expuesto en tus tiernas palabras, laimagen acompaña la impotencia ante tal situación que tan bien expresa el poema
saludos
Anahí Duzevich Bezoz

16.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Liliana, María Amelia, Anahí y Eli (vecina): gracias a todas por sus valiosos comentarios.
Cuántas cosas debemos aprender los seres humanos de los animales........
Un afectuoso abrazo queridas poetas. Liliana

18.1.11  
Blogger Eduardo said...

Liliana
un poema conmovedor, una mirada compasiva hacia esos seres abandonados que tantas veces nos miran pasar. Creo que luego de leer tu poema todos cambiamos algo en nuestro corazón. Eduardo Chaves

19.1.11  
Blogger Nerina Thomas said...

Qué grande!!!
Felicitaciones!!
Un orgullo leerte.
Abrazo

27.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Liliana:
Tu poema es un llamado a la reflexión y una invitación para volver a la naturaleza y a la "humanización". Y expresado con una bella factura.
Aplausos y besos
María Rosa León

30.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Tremendo alegato, colmado de amor por nuestros queridos hermanos, un abrazote, María Chapp

2.2.11  

Publicar un comentario

<< Home