28.3.11

Poema de Jorge Boccanera



Todas las bocas de mi cuerpo dan a tu selva.
Pobre del cazador, sus redes de caricias torpes, su ir
en puntas de pie sobre tus corazones dentados.

En mi cuarto sin nadie cruza tu piel forrada en noche.
Vuelvo sobre tus pasos.

A este deseo, lo he deseado.


© Jorge Boccanera

11 Comments:

Anonymous Anónimo said...

muy buen poema, síntesis ybelleza.maría del carmen suárez

29.3.11  
Anonymous Anónimo said...

Erotismo fuerte pero dentro de los límites de la buena poesía, expesado con singularidad y logrando imágenes de sensible impacto. Bueno, bueno, Jorge, un abrazo.
PILAR ROMANO

29.3.11  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso poema!. Me impactaron esa inasible piel forrada en noche y, pese a todo, ese deseo que se ha deseado como tal, bordeando a su objeto. Me encantó!. Amalia

29.3.11  
Blogger Isabel said...

Logrado poema sobre el deseo del deseo.Cuarto vacío y el tacto intocable de lo deseado dicho como la noche y la selva.
Isabel Llorca Bosco

30.3.11  
Anonymous Sonia said...

Cuánto erotismo! que beleza la piel forrada en noche.... delicioso. Sonia Del Papa Ferraro

30.3.11  
Anonymous Anónimo said...

afirmandola utilidad del saber en latitudes poeróticas^^^
buhamente^^^
m.e.

30.3.11  
Blogger ©Claudia Isabel said...

sutil erotismo; un placer para los sentidos!

30.3.11  
Anonymous Anónimo said...

Erotismo y ausencia. El deseo y su sombra al acecho.
Muy buen poema. Felicitaciones.
Liliana Lapadula

30.3.11  
Anonymous Anónimo said...

Un deso deseado es un remate excelente para ete poema donde el eros despliega toda su potencia
María Amelia

31.3.11  
Blogger lauravazquez said...

guauuuuuuuuuuuuuuu
un placer leerte,
Grande poeta.!!
Un abrazooooooooo

2.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Jorge:

Felicidades por tu poema y el excelente remate: a este deseo lo he deseado. Hermoso.

Un abrazo


Carmen Amato

3.4.11  

Publicar un comentario

<< Home