24.7.08

Poema de Osvaldo Rossi


MIS PIES

En el barro.
Mis pies no abandonan el barro.
Todos los esfuerzos, todos los sudores.
Y mis pies no abandonan el barro.

Allí afuera
los fieles invocan la palabra prohibida
y los surcos se agrietan
y los hombres dibujan sus pequeñas venganzas.

Allí afuera
un retoño de pino justifica la lluvia,
cae la nieve sobre la espalda del mundo.
Y mis pies no abandonan el barro.

Allí afuera hay truenos,
hay epidemias, catástrofes.
Hay mitos y versos, hay canciones.
Reliquias que buscan santos.
Espadas que encuentran héroes.

Afuera hay ojos que rozan labios,
hay muertes que eclipsan soles.
Afuera hay quietudes. Afuera hay piedades.

Y mis pies
...........
no abandonan el barro.

© Osvaldo Rossi

9 Comments:

Blogger Gustavo Tisocco said...

Bello poema Osvaldo que nos lleva más allá.
Un abrazo gus.

24.7.08  
Anonymous Diario de poesía said...

Osvaldo:

Me ha impactado mucho tu poema. Tiene un ritmo impresionante, marcado, claro, por el verso "Y mis pies no abandonan el barro".

He tenido que pensarlo más de una vez. ¿Qué es ese barro? Y en definitiva, ¿es bueno o malo que los pies no abandonen el barro? Porque son sólo los pies los que están en el barro; el resto del cuerpo, no.

Han venido a mí imágenes sueltas durante la lectura, como el origen del hombre, hecho en barro, a manos de Dios. O arenas movedizas de las que no se puede salir.

Entiendo que hay un deseo de salir de él, por eso el tercer verso que dice "Todos los esfuerzos, todos los sudores". Pero también podría interpretarse como que, a pesar de todo lo que hay afuera, todos los esfuerzos se han puesto en permanecer en ese barro.

Ahora recuerdo la alegoría de la caverna de Platón. Todo ocurre afuera.

Un poema muy interesante, que voy a seguir meditando.

Espero seguir leyéndote.

Saludos.

Verónica

24.7.08  
Anonymous Anónimo said...

Osvaldo: muy lindo poema. Todo el afuera no te hace olvidar el inicio
y el porvenir. Un abrazo amigo, Laura Beatriz Chiesa.

24.7.08  
Blogger Maria Rosa said...

Excelente poema, Osvaldo. Creo que en la medida que nuestros pies no abandonen el barro, más cerca estaremos de la verdad y de la belleza. Porque los pies en el barro son sólo una parte de nuestra realidad y la cabeza estará remontando alturas.
Felicitaciones y un fuerte abrazo.
María Rosa León

24.7.08  
Anonymous Anónimo said...

Osvaldo,
este poema me impactò tanto como a
Verònica, tampoco el barro es bueno ni tener los pies en ellos,
sostenedores del resto. La cabeza y la mente està libre, entonces ¿es provocadala inercia? ¿Es elecciòn? ¿Es ya no querer saber del afuera? Anularse, sucumbir al propio pensamiento. Una cosa sè, toda poesìa que provoca tantos interrogantes ha "sacado los pies del barro". Un abrazo.

Liliana Chavez

25.7.08  
Anonymous Anónimo said...

Gracias a todos por los comentarios y las reflexiones. En cuanto a estas últimas, voy a resistir la tentación de contar qué me llevó a escribir este poema. Son muy enriquecedoras esas reflexiiones, sobre todo para mí, que descubro en el poema resonancias insospechadas.
Gracias una vez más.
Osvaldo

28.7.08  
Anonymous Anónimo said...

Osvaldo: El ritmo,la sobriedad y esa hondura que caracterizan tus poemas me vuelven a deslumbrar una vez más, gracias por este hermoso regalo.
Patricia

29.7.08  
Anonymous Anónimo said...

Osvaldo, como me ocurre cuando tengo el placer de asomarme a tu poesía, los versos los siento con una fuerza tan vital que exceden el marco de la palabra escrita para transformarse en sensación casi visceral.
Me encantaron las anáforas que usaste para reforzar la idea que ha sido conectiva en tu poema.
Cariños,
Gra Bucci

20.8.08  
Anonymous Anónimo said...

Osvaldo: Me impactó gratamente tu poema y lo relacioné con imágenes religiosas.. no oyen, no ven, no hablan, no sienten, son barro. Da sensación de inercia. Muy bueno porque transmite y mueve al razonamiento.

Abrazos

Andrea

29.8.08  

Publicar un comentario

<< Home