28.9.09

Poema de Yadi Henao


Versión en plastilina de Mujer en la ventana de S. Dalí

Se trata de esperar
que el camello salga de la aguja.
Visión destinada al fracaso,
equívoco perfecto
para la más perfecta de las equivocaciones.
Se trata de ir hacia la lluvia
con el único vestido que nos queda
y tropezar dos veces
contra la misma boca.
La dicha siempre del otro lado del río,
escalera rota en el incendio.
La dicha en otra parte,
hablando otro idioma.
Se trata de deshacer el invierno
para la que está sola con su soledad
hecha un ovillo sobre la cama.
Que la que yace se levante
desde el pozo en el que sueña.
Que nadie cruce
el sitio en el que dejó su rostro.
Que vuelva desde su cuerpo
recién arrancado por el diluvio.

© Yadi Henao

Prosa de Amadeo Gravino



Esta noche también llueve / techos guardan extraños ruidos / el patio está invadido por el barro / el cielo se ve demacrado: esta noche de lluvia, pesan mucho las nubes sobre las amapolas.

© Amadeo Gravino

Poema de Elena Eyheremendy


Éxtasis de Santa Ludovica

...¿Qué mirarán los ojos
...que vieron de tu rostro la hermosura,
...que no les sea enojos?
...Quien oyó tu dulzura,
...¿qué no tendrá por sordo y desventura?
...Fray Luis de León


Quien Arrulle a un Soldado en su capilla ardiente
.....quien para él Ensanche su regazo
.........aunque Fuese tan niño como él
..........tan frágil nos Parecerá fuerte

Y bello como una Virgen vestida de Sevilla
Claro como la Virgen de las Angustias de Granada
.....con su Cristo dormido entre los brazos
..........apenas bajadito de la cruz

Ay esos párpados
que Lloran para adentro
En su llanto callado se Encienden
las extasiadas santas del Bernini

........................................a Monique Benno Affolter

© Elena Eyheremendy

Poema de Salo Pasik




Y a veces es tan simple,
es tan sencillo
sin embargo.
Se trata de la vida que de golpe sin golpes
nos pone en la mirada
un llamado a la ternura,
un sol pequeñito
entibiándonos
el alma,
y en las manos la sencilla
posibilidad que en la caricia
nos aguarda.
Es tan simple.
Es tan majestuosamente fácil.
Se trata de la vida
que en un rincón despierta,
nos pide la sonrisa
y un poco de calor
temblando en las pestañas.

© Salo Pasik
Foto: Benjamín Mejías Valencia

27.9.09

Poema de Nina Thürler


POEMA XV

Ayer te ibas
y un silencio de pájaros dormidos
un silencio de vientos acallados
de dioses despojados
de campanarios rotos
de campanarios rotos
se sentó en mis caderas
se arrebujó en mi pelo
se ciñó a mis ojeras

ayer te ibas
y un silencio sembrado de agonías
me pobló las pestañas
y se heló en mis mejillas

ayer te ibas
y la tierra y el cielo
confundidos
plasmaban tu partida
y Dios
..... en el silencio del silencio
me tomaba las manos
me miraba los ojos

......................... y te ibas...

© Nina Thürler

Poema de Patricia Ortiz



LA SOLEDAD

............"Los estambres de la nada."
................JORGE LUIS ESTRELLA


Única e infinita,
floreció hembra
y gorjeó en la noche desde su raíz.
Se muestra majestuosa
en las oscuras alas del silencio.
Inclemente nos arrastra
hacia el filo del dolor
hundiendo su lengua en las heridas. Arde.
La llaman soledad.

© Patricia Ortiz
Pintura: Martha Miguez

26.9.09

Poema de Shirley Villalba


ENTREACTO DE LA MISERIA

las calles salen a pasear en sus cenizas
las casas entran a dormir al borde de su abismo
y los hombres se arrastran por las calles
............................................... entre-sueños

© Shirley Villalba

Poema de Susana Mabel Lizzi


PREFERENCIA

Mejor muérete ahora
antes de que te mueras de vida
antes de que la sal te amorate la lengua
y el esqueleto te duela de fantasmas
Antes
que se te alejen los seres más amados
antes de que la aguja del tiempo no te ahorre disección alguna
Mejor
muérete
ahora que no se te deforman las manos
y los dientes aclaran tu hermosura
mientras tu espalda es la forma de tu enojo
y en el dorso de tu mirada hay un rescoldo perceptivo
Ahora, muérete
no cuando el rostro deforme de tu piel ande a los tropezones por tu cuerpo
no cuando la cadencia se vuelva torpe balbuceo
no cuando el deseo te abandone
no cuando te atrape la muerte
Ahora es mejor
mientras la vida saltarina te susurra picardías
y se columpia voluptuosa la heredad de la noche contra la tirana y enérgica tragedia
Mejor, vivo
Mejor, intenso
Mejor, con color y con vista y con oído
Mejor, entero.
inocente
Muérete antes de morirte.
Mejor
muérete ahora.

© Susana Mabel Lizzi

Poema de Teresa Vaccaro



Pequeña:
extiendo mi mano para entregarte mi niñez, aquella que jugaba en el jardín, y la tuya hoy pasea por unas monedas en vagones de trenes.
Puedes llevar mis muñecas, mis rayuelas y el dulce de frutillas que preparé anoche.
Los ángeles de luz, regalo de tía Clara, para que te acunen.
Los caracoles de Necochea para que te acerquen el sonido del mar.
El silencio de esta casa para descubrir tu interior.
El fuego para que seas apasionada.
El agua para ser permeable.
El aire para hacer crecer tus ilusiones.
La inquietud para mantenerte siempre activa
La resistencia para sortear las dificultades.
La desprolijidad para que tomes un respiro.
También te regalo, mis ojos de duende para que mires el mundo.
Mis manos de escultora para modelar tu vida.
Mi corazón enamorado para los buenos afectos.
Mis sueños de viajera.
Mis antiguos bailes.
Mis risas agotadas.
Por último mi gato siamés
y esta vieja bata roja para que no me olvides.

© Teresa Vaccaro

25.9.09

Poema de Héctor Miguel Ángeli


FRENTE AL GRAN RÍO

............a Silvia y José Luis, en Posadas

Oh, meditación del agua!
Oh, sitio de la altura!
Así empezaría un poema pretencioso
pero no,
es apenas la llovizna que languidece
sobre la cuidad fogosa.
Desde el alto balcón de mis amigos
el gran río
ni siquiera parece suspirar.
Sólo es una revelación del aire,
un camino brillante de cenizas.
Las nubes brotan del río
y sobre el río
piensan como nosotros pensamos,
sin tregua ni límites.
Son las nubes
de la libertad y de la tristeza
que zarpan de todos nuestros días
y nos obligan a ser mortales.
En este otoño de las despedidas
creo que nunca cometí maldad alguna.
Por eso pienso, como piensan
las nubes lejanas fugaces,
que estoy entre los fracasados.

© Héctor Miguel Ángeli
Foto: Horacio Farroni

Poema de Edgardo Gugliermetti



El sexo es una marea un mareo nos mareamos
nos llaman “los mareados”

de esquina a esquina de baño a plaza
de “Maluco beleza” a “Contramano”

¿un puente entre dos vidas
dos vidas que cerrojan el punte?

olas que van con un bongó
canoa de alguna antigua princesa
remando por el Delta (mareada sin sexo)

nos mareamos hoteles vegetales

poemas con besos de lengua

el sexo borrachero del ingenuo paraíso


© Edgardo Gugliermetti

Poema de Iacyr Anderson Freitas


POSTSCRIPTUM

mal rompió la noche
y ya se deshace tu ira

dejaste una vez más
para mañana
tu disolución con el mundo

tu compromiso con el mundo
con Dios
con tus semejantes
con las formas bizcas
de la eternidad

aplazaste a ti mismo
desde el primer minuto
bajó la noche
sobre la noche mayor
que respiraba en ti

y dejaste
..... en el rincón del cuarto
tu compromiso con el mundo

dejaste para mañana
como en todos los días

hasta que el mañana no venga
y así te liberes

desolado
en la eternidad

© Iacyr Anderson Freitas
Pintura: Zulma de Marco

Poema de Fernando Trejo


La ausencia

1.-

Hoy comienza la ausencia
y se me hace tan persona detrás de la sombra y las cortinas
Por qué no he de ser llanto que c
........................... a
........................... e
........................... en esta hoja
Por qué no dejarme liberar ante la nada del mundo

Es que acaso mi nombre está impreso
en el puñito de arena en que me llevas
o son mis ojos los ojos que no ven
tus tardes tan fantasmas

Hoy comienza la ausencia de tus ojos
y con la aguja penetrante de una lágrima
mi corazón no sangra sino llora

© Fernando Trejo
Foto: Rodrigo Illescas

Poema de Silvana Gangi



Millones de almitas
Entraron en busca de comida
Y sobra
Sobra
Y sobra
La infantilidad perdida

Dejalos pasar
Y que bailen y jueguen

Mirando siempre con desconcierto
El alrededor de los grandes
Amargados y callados

“¿Por qué le molestan nuestras risas señor?
Aplaudimos a la música,
Somos la vida
Dejanos gritar la felicidad
De no saber porque Somos felices.

Dibujamos las paredes
Porque el mundo nos parece oscuro,
¿Por qué le molestan nuestras lágrimas señor?
Es la forma en que aprendemos.”

Entre chizitos y palitos
Bailaron como parte de nosotros
¡Ojala nunca aprendan la palabra “ajeno”!

Somos caritas de papel afiche
Traigan sus juguetes
Inventemos mundos

Esto es un simple cuento

“¿Por qué le molestan nuestras risas señor?
¿Por qué le molestan nuestras lágrimas señor?”

Corramos atrás de estrellitas
Somos estrellitas

Siempre pequeñitos
Nosotros
Todos

Vamos a reír y a llorar

© Silvana Gangi
Pintura: Irene Zava

24.9.09

Poema de Luis Calvo


La Caida

Uno retiene las cosas
para llamarlas por su nombre
pero no es el nombre
lo que predispone al vacío.

Uno precipita con sus ojos
la caída del mundo
para inventar otras regiones
que nos devuelvan lo perdido.

Pero ¿Quién se esfuma
por las blancas colmenas
como una mujer perturbada
por los comensales en ruinas?

La memoria en llamas
invade otros tiempos.


© Luis Raúl Calvo
Foto: Rodrigo Illescas

Poema de Marina Tapia Pérez


MOTIVOS
.........(Sobre el arte)

I

No suele acomodarse, no lee los periódicos,
no usa los colores de nueva temporada,
mi arte, aún arrastra los pies al caminar
para atrapar el polvo de la tierra
o viste aquella blusa
transparente
que deja ver sus vicios y sus arcas…
Es a veces sereno el temblor del pincel en el agua,
es a veces crepúsculo rojo.
Y soy como animal que tarda en digerir el mundo,
que nunca se arrepiente de su hambre
y que deja crecer su selva, la maraña
donde nacen más fácil
imágenes y letras.

© Marina Tapia Pérez
Pintura de la autora del poema

Poema de Juan José Mestre


CRETENSE

Cancerbero y Minotauro
giran y giran cual cofrades
del mito que se hace real

mi alma desalmada

observa con deleite
el prodigioso juego
de las volutas del humo

que /danzando/ veneran
las cenizas de Ariadna
junto al hilo para no alcanzar


© Juan José Mestre

Poema de Alejandro Mitre


Nínive se reinventa cada día

........... (uno)

La ciudad de Nínive
es un espejismo.
Jonás la atraviesa proclamando
el mensaje de Yavhé.
Las calles están desiertas
y de pronto aparece una turba
enfurecida que se dirige contra él.
Jonás cierra los ojos
y siente en sus adentros
los golpes de la ira.
Nínive se reinventa cada día.
Jonás es sólo un espejismo.

© Alejandro Mitre

Poema de María Paula Mones Ruiz



NIÑO ANCIANO

Luciérnagas de lluvia silenciosa,
azules tus ojos elevan inocente queja.
Con pueril imperativo
tus labios abiertos de silencio
imploran
¡alta madre, ampárame… soy
tu anciano hijo!

Niño anciano, ¡padre!
Cierras y abres el tiempo
entre tus heladas manos.
Las mías te acarician
Madre… ¡ampáralo, ampárame!
Aún quiero ser su niña…

© María Paula Mones Ruiz

Poema de Juan Carlos Rodríguez


Del luto al cotillón

Paso de la oda triunfal
a la canción más horrenda.
Del luto al cotillón.
Soy un gemido que deambula
y un segundo después hormona sin tregua.
Sufro en mi soberbia
y gozo de esta humildad espantosa.
Mis canas parecen siglos.
Pero desde esta superchería de juventud
tejo tretas para enamorarte.

© Juan Carlos Rodríguez
Pintura: Mirna Celis

Poema de Ramón Rojas Morel


SÓLO POEMAS

Fueron sólo poemas
leídos en un momento...
Gustaron los versos
que se borraron lentamente...
El libro quedó guardado
en un rincón de la nostalgia
En algún momento
el recuerdo
le quitará el polvo
pero no podrá
con la telaraña
de la ausencia...

© Ramón Rojas Morel

23.9.09

Poema de Moni Indiveri de Vega



el vestidito no lleva
entre-dos
la memoria tampoco

una sola mano
sostiene la infancia

la falta de agua mató
el verde


© Moni Indiveri de Vega

Poema de Jorge Paolantonio



niña cirila

de blanco viene y va niña cirila
pañuelo plegado color cielo
escapularios
soga a su cintura

al alba
su rosario pasa lista
laderas de su cerro
techumbre del vecino
geranios y arvejillas de su patio
perro viejo
vigila

en su promesa
todo vive

habrá que ver los muertos en el diario
llevarles algún par de clavelinas
rezar para que marchen derechito

de la virgen
soy niña consagrada
y voy como queriendo
llegar a los setenta

solo bebo
agua bendita

© Jorge Paolantonio

Poema de Laura García del Castaño



por eso se detiene, nos observa y huye.
Quienes huyen?
Los ausentes.
Quienes gritan?
Los ausentes
Los ausentes
Los ausentes


© Laura García del Castaño

Poema de Pablo Queralt



Esas películas que me iluminan y hacen de mi el personaje
necesario para ver el cosmos
este cielo del tiempo huyendo como una bruma nebulosa
me lanzo con la bicicleta al azul,
estas nubes no cambian más el día.

el cine es el mejor lugar para llorar


© Pablo Queralt

Poema de Rosa Lía Cuello



NO ES GRIS LA AUSENCIA

Soy la última hoja
este otoño que inventamos.
La soledad se filtra en los rincones
cuando ríe la noche en el cerebro
y me descubro tratando de soñar.
No es gris la ausencia.
En el rincón de las especies mi cuerpo solo
se adhiere a la existencia
y mi sangre coagula las palabras
que la soledad marchita.
No es gris la ausencia,
tu voz la llena de colores
cuando bebemos los soles del silencio.

© Rosa Lía Cuello

Poema de David Rosario Sorbille


ARTE MUSICAL

................A Alberto Ginastera

Fluye la música en el cristal
que divide la noche de la mañana

Fluye la armonía en notas
que acarician el horizonte y la llanura

Fluye la poesía envolvente
en ritmos y variaciones elegíacas

Fluye el destino de los instrumentos
en aurora de corales y violines

Fluye la canción del viento
en la profundidad de una sinfonía

Fluye la música en el tiempo
de un creador convertido en genio

© David Rosario Sorbille

22.9.09

Poema de Jonathan Berumen



Hace días que tú imagen sigue
congelada en mis ojos
y no puedo llorar este invierno
de palabras
............... blancas
.......................... que caen

lo que nunca pude decirte.


© Jonathan Berumen

Poema de Itzela Sosa



El edén

........................... Para Ivo Quallenberg

.....He Aquí el mal de Aquiles:
.....estar a un soplo de sí mismo… y Nunca alcanzarse!
......................Ivo Quallenmberg


Esta mañana mía tan idéntica
sin cambios de luz
donde esconder los sobresaltos
la órbita del tiempo y sus relojes

Esta mañana nacida de mis manos
de mi piel hecha palabra y limbo
soplo de sí que nunca ha de alcanzarse
orfandad de dioses rotos que se han ido
que no estuvieron nunca

Esta mañana repetición exacta de la nada
encierro y hueco
.......... tortuga que no basta
condena de mirar al mundo
Aquiles que no duerme nunca
que no cesa de correr

Mañana idéntica a las otras
prolongación de algún circuito eterno
holograma de algún edén transfigurado
que siempre es circular como el infierno
oráculo que responde siempre con espejos

... Esta mañana mía
........ tan exacta
..... sin cambios de luz
donde ocultarse de la muerte

© Itzela Sosa

Prosa de Claudio Simiz


La piel

....Solo una cosa tenemos para siempre:/las cicatrices de la verdad en nuestra piel./ Lo demás/ son los callos/ los guijarros del día/ erupciones de una pasión efímera/ escoriaciones de una pedrada cósmica que no supo esquivarnos./
El corazón es ciego y sordo/ late/ prefiere no saber nada/ late/ ignora sabiamente/ desde qué tarde le llegará tu ausencia/ a decirle”eso es todo”.


© Claudio Simiz
Foto: Horacio Farroni

Poema de Emilce Strucchi



Fuérzame, dice la muy anticuada
¡y se pavonea desnuda!

(es sabido qué ocurre
cuando te ofrecen tentaciones
de palabras fangosas de rimas exquisitas:
ya castigos tenemos
para toda una muerte)

camina contoneándose
con sus orificios pintados
y tajeada la boca
-sus agujeros, dientes
para una fiesta vana-
en donde se le ven
alambrecitos de oro

no puedo imaginarme qué comía
ni qué masticará ahora
que ya nadie la escribe

qué sufrida por nombrarme el Deseo
qué dolorida apasionada
cuando ella me cita y huye

ambas nos hallamos penando a solas

si yo soy
la moribunda del miedo
ella
está muerta de lenguaje.


© Emilce Strucchi
Pintura: Beatriz Martinelli

Poema de Marizel Estonllo


Uno y otro

El gran coreógrafo diseñó los pasos.

dispuso asemejarlos a la cadencia de una marea
con la fuerza de la furia transmutada en alegría,
acariciada por la imaginación constante de la sombra.

La verdad muestra lo insoportable
en su acabada pátina de lo transitorio.

En un muelle de pájaros solitarios
los colores del poniente
expanden
la braza ardida de tu boca con la mía.

Se encuentran y reinstalan la confianza
como una piedra verde ,

un quiebre del humo en el espacio de un tiempo definitivo
rasgado apenas por la clemencia de la bruma.

..... Una danza de jazz en los pasos del otoño,
con los cuerpos de la fragilidad
.................. tan cercanos
.................. y tan únicos

como un renglón imposible.

© Marizel Estonllo

Poema de Esteban González




El silencio
Nos libera
del compromiso de las palabras.


© Esteban González

Poema de Ana Guillot



-la acidez de una historia
que no ha de mentir- digo
que estuvo en esa niña
que lee/evade/canta
mi padre
que habla en lengua ajena
(las barras de la mano ensangrentada
el oro entre los ojos
(¿un grial catalán?)
mi padre en el colegio
(de sarga gris, cristiano)
y luego
maestro entre sus pares
mi padre
……………………………………………….
-la guerra corrompe los mejores augurios-dicen
y aún se discute entre los tíos
la causa de su exilio
……………………………………………….
lejos están los aires
que le parecen buenos
lejos el familiar que ya ha cruzado
(un barco es un eclipse entre las olas)
…………………………………………..
dejar atrás raíces
la planta de los pies en pura llaga
dejar atrás
le lengua y el nombre
dicho por los amigos
-que se nos fue de golpe
que fue como ocultando- dijo el jordi
en una madrugada de jazmines
………………………………………………….
yo escucho sus historias
la acidez de la historia
sus matices
(podrían ser de otros
me parece)

© Ana Guillot

Poema de Marcelo Juan Valenti



Bosque
de rectángulos iluminados,
que avanza
hacia
mi.
Soy aldeano
de una comarca
fugaz.


© Marcelo Juan Valenti

Poema de Clara Del Carmen Guillén


PIEL AJENA

Hoy estamos de fiesta
Hay un aire mundano en las gargantas
Aire de libertad no entre comillas.
deslizo lentamente lengua y humanidad
.................... sobre su cuerpo.
Palabras hay de más para ofrecerlas
................En bandeja de amores
Y coloco torrentes
Deseos
Libertad
Voces
Secretos
Se contagian a tiempo
La táctil humedad de lo posible.
Desencadenados
Encantados
Suculentos
Prohibidos
Succionados
Atados
Peregrinos
Sus labios .. voz al viento se turnan en mi boca
cómplice en sol mayor
y luna ardiente.
Con vocación secreta degustamos
Como buen catador ... la piel ajena.

© Clara del Carmen Guillén

Poema de Carlos Kuraiem


Contra mi amargura
organicen ustedes
un concierto de risas
Contra mis talones callosos
apoyen apenas
sus plantas livianísimas
en la parte tierna de la vida
Contra mi actitud sedentaria
impongan ustedes
dromedarios
su rebelión
su sed de caminos
Contra mi tristeza
pónganse un escudo
defiéndanse
Contra mi poesía de barro
construyan ustedes
el verso nuevo
un mar de poesías
que inunden la tierra
y lave a los hombres
de su mugre
Contra mi tiempo
no tengan tiempo
sean aéreos
.......... fugaces
................ líricos
hermanos de los pájaros
que igual se vive

Contra mi silencio, canten
que yo los oiga cantar!

© Carlos Kuraiem

21.9.09

Poema de Leonor Mauvecin


SENTENCIA

Fue una puerta que abriste al azar,
aquella que apenas se vislumbraba
en el contorno del muro.
La que pasaba desapercibida.
La olvidada.
La que no prefiguraba un rasgo distintivo,
y sólo anunciaba su presencia
con su picaporte de olvido.

No sugería ni siquiera una pregunta
aunque el viento soplaba por su filo.

Fue suficiente que el ojo espiara
por el ángulo oscuro del hueco.
Bastó sólo una mirada
por aquella cerradura secreta,
para que descifraras la sentencia
escrita en el dorso de tu mano
y grabada
....... sobre el umbral de piedra:

.......... El presente es una puerta que se abre.
..........El futuro es una puerta que vacila.

© Leonor Mauvecin

Poema de Alberto Boco


Geodésicas

decíamos que parece curioso pero
hay trayectorias que nunca recorremos
arbitrario todo sendero y la lógica
puro artificio pan fugaz
evocamos el relato aquel
un hombre camina y el mapa
traza su mensaje con letras
dibujadas en la suma de los pasos
con suficiente tiempo si una mirada
lo siguiera desde arriba dijimos pero
placebos para el cuerpo dejaríamos
de ser creíbles para los amigos
la pasión del hacer envuelve los platos
que sin piedad hemos escogido
y la pasión fría del azar ajusta
nuestra propia geografía

por caso
ahora o a veces
palabras en alguna cadencia parecen decir
se pueden desandar los pasos que no han sido dados
pero sin embargo rehuimos de toda evidencia
cambiamos el eje de la conversación
sujetos en las redes
del momento angular que compartimos
que a cada cual afecta de distinto modo
en la misma ciudad y la misma cama
cielos y árboles de circunstancia
(de ellos la materia y nuestro el vasto sueño)
mientras todo gira en esta quietud aparente
sobre la tela oscura
muda
sin viento
hasta que nos damos cuenta y reímos con el gesto
hemos dejado caer una cosa feliz
retenemos el sonido del golpe
un sabor agridulce
y una paz extraña
inquieta nos envuelve ((nos devuelve))
otra vez.



... i En geometría, la línea geodésica se define como la línea de mínima longitud que une dos puntos en una superficie dada, y está contenida en esta superficie. (Wikipedia)

... ii “Acostumbrarse otra vez al momento angular de esta ciudad supone para Armand una lucha diaria” – Versión Española de Jordi Fibla, En “Mason y Dixon” de Thomas Pynchon – Tusquets Editores - 2ª Edición – Barcelona – 2008.
“El momento angular o momento cinético es una magnitud física importante en todas las teorías físicas de la mecánica, desde la mecánica clásica a la mecánica cuántica, pasando por la mecánica relativista. Su importancia en todas ellas se debe a que está relacionada con las simetrías rotacionales de los sistemas físicos. Bajo ciertas condiciones de simetría rotacional de los sistemas es una magnitud que se mantiene constante con el tiempo a medida que el sistema evoluciona, lo cual da lugar a una ley de conservación conocida como ley de conservación del momento angular.” (Wikipedia)

iii “Y nosotros, de quien el pensamiento ve ascender la ventura,
..... experimentaríamos ese enternecimiento,
..... que casi nos desconcierta
..... cuando vemos caer una cosa feliz.”
Versos finales de la “Décima y última” – Las Elegías de Duino” (1912-1922) – Rainer María Rilke - Versión española de E. M. S. Danero (en “RAINER – MARIA RILKE OBRA POETICA -– EFECE Editor – Buenos Aires – 1973)


© Alberto Boco