11.8.10

Poema de Mariana Toniolo


Dos

Ella,
bajo el eco de la sombra.
Despeinada de vanidad y espejos.
Inmóvil.
Duda intolerante
mentira de sí misma y del paisaje,
ondulada con las botas negras
hasta el progreso del barro.
Miel de la nada,
de los nadie,
adoquín tiritando de soledad.

La otra
cuna aguadulce.
Corre su pasión por el fuego,
aunque queme
y se sienta marioneta de otros hilos.
Lleva un himno de jazmines para cada cortaplumas
Y niños - hombre la miran desde sus ojos,
siempre al borde de la cornisa con un ramito peces,
o un globo que la lleve,
atado a la lluvia de su pelo…
Ambas
bajo un oleaje de gaviotas.
Arena y dudas sostenidas de los pies
para encontrar el mensaje en la botella, sacudir las piernas, desenredar la curva,
besar profundamente,
soñar las fichas de ajedrez.
Vestirse,
y volver...

© Mariana Toniolo

8 Comments:

Blogger Tony said...

Profundo y deslumbrante. Para pensar de a dos. Un beso. Antonio.

11.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Mariana: enigmático e intenso poema. Muy pleno en sus contrastes.
Un cariño!
Mirna Celis.

12.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Cuando lo leíste el otro día en la radio, me encantó. Y ahora que lo leo, me sigue encantando.

Besos. Muchos.

Alicia Márquez

12.8.10  
Blogger Daniela De Angelis said...

La dualidad encarnada: aquello que nos extremiza, que nos tensiona, que nos (des)dobla... Mi Abrazo, Mariana!

13.8.10  
Anonymous Milagros Rodríguez said...

Mariany ¡Bello poema en donde te rescato!Un abrazo inmenso

13.8.10  
Blogger claudia tejeda said...

hermoso Mariana.
Dos veces hermoso.
Abrazo.
Mejor dos.

13.8.10  
Anonymous Anónimo said...

"...soñar las piezas de ajedrez. vestirse y volver..."
Muy bello cierre, Mariana.
Aplausos y besos
María Rosa León

14.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Simplemente..... Increible.

Carlos Alberto Leiva

21.6.11  

Publicar un comentario

<< Home