18.8.10

Poema de Refugio Pereida


No quiero un hombre desnudo

No quiero un hombre desnudo,
no quiero un antropoide con su olor de orquídea.
Quiero el rugido de las tinieblas selváticas,
quiero el animal hambriento sobre los hormigueros,
el zarpazo venenoso de su sombra y su carne.
Quiero todas las abundancias y su cabalgamiento.
Habla con su voz de ave abierta en la noche,
habla con su cabello de musgo
....................... la señora de los asombros,
la distraída luz de los huecos de la fronda,
habla la danza esquizofrénica de un hato de hembras murciélago,
habla la devoradora,
habla la granate horda de luciérnagas que en mi pecho se aloja.

© Refugio Pereida

6 Comments:

Blogger catalinaladivina said...

Así,con esa fuerza de tu palabra,habla una mujer encendida por la poesía y la vida.¡Me encantó tu manera de escribir,pones pasión y belleza!

18.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Vigoroso y apasionado poema. Lo has expresado muy bien. Alda Salzarulo

19.8.10  
Blogger Amanda said...

Vaya qué fuerza la de tu palabra, y aunque difiero en eso del hombre desnudo, bueno todo el resto que expresas también me lo haces deseable con tu sabia manera de exponerlo.


Felicitaciones!

19.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Apasionado y fuerte habla tu poema
me gustó leerte
me llegó
desde graciela abrazo

26.8.10  
Blogger Benjamin Mejias Caris said...

Muy clara, nada que decir, un inmenso y amplio poema.
Felicitaciones.

31.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Refugio: un deleite tu poema, tiene una fuerza arrolladora y un "Refugio" de orquídeas en el pecho, Bravo!!!! Un abrazo, María Chapp

1.9.10  

Publicar un comentario

<< Home