22.9.10

Poema de Analía Pinto



poner al fuego un corazón no sirve
en sus huecos morados se cocina su caldo
la sabrosa espesura de alubias y dolor

de los calderos el humo se eleva
las especias borbotean
todo se amalgama y finaliza

poner un corazón al fuego no sirve

las fibras de su pena se conservan intactas

sólo cambia su color


© Analía Pinto

8 Comments:

Anonymous silvia said...

Muy bueno, Analía! Los versos finales, contundentes. El fuego cuece, no cura. Gracias!

24.9.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

precioso poema , ese corazón puesto al fuego vivo , vive en nosotros Gracias Leonor

24.9.10  
Blogger Leo Mercado said...

El fuego acas tal vez avive...
Un abrazo grande, mi estimada...

24.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Tienes razón Analía, no sirve, sólo causa dolor...
Bella la forma en que lo expresas.
Celina

24.9.10  
Anonymous Anónimo said...

¡Qué buen poema!
Te felicito.

Alicia Márquez

24.9.10  
Blogger Avesdelcielo said...

¡Ni el fuego derrite las penas ! Magnífico, Änalía.
MARITA RAGOZZA

25.9.10  
Blogger Amanda said...

Original perspectiva para describir una enseñanza. Estoy de acuerdo con la poeta, la analogía es clara e irrebatible.


Amanda

26.9.10  
Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

El poema y la imagen avivan los sentires, qué bueno.
Abrazos
Betty

28.9.10  

Publicar un comentario

<< Home