2.9.10

Poema de Andrea Álvarez


Tránsito a la nada

Agolpados en silencios
..................... abstraídos
todos los ojos enfocan
la gran caverna

.................... Esperan

El monstruo
que devora destinos asoma
se detiene
por sus fauces abiertas
traga los cuerpos aglutinados,
pegados a si mismos
adheridos a los otros.

Alguien roza mi trasero
se cimbra mi templo
de huesos, carne y ansiedad.

Finalmente
un destino compartido hacia la nada
......................................... al vacío
sin una sonrisa benévola
donde macerar nuestros hastíos


© Andrea Álvarez

11 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Todo el poema me hizo pensar, bullía la palabra y me encantaron esos dos versos finales. Un abrazo Andre

Lily Chavez

2.9.10  
Anonymous Anónimo said...

¡Qué hermoso tu poema, Andrea!
Como siempre, abundan las imágenes sensoriales bellísimas y los sentidos profundos en una impecable economía de palabras.
Aplausos, besos y bises
María Rosa León

2.9.10  
Anonymous Emmanuel said...

Saramago en su libro "La caverna" empieza con estas palabras de Platón: "Qué extraña escena describes y qué extraños prisioneros. Son iguales a nosotros" diría parafraseando entonces: "Que extraña poesía, pero que iguales a nosotros". Saludos Andrea!

3.9.10  
Blogger Mariasilvia said...

Se me creció una leve desazón al leerte, aunque no sepa muy bien por qué, especialmente la segunda estrofa ("El monstruo... ...los cuerpos aglutinados...")
Y me encanta la ruptura que produce la palabra "trasero" en el contexto.

3.9.10  
Blogger Liliana Varela said...

wow Andrea , me dejaste anonadada con ese "cimbrar el templo"...sos genial.
besos grandes
Liliana

4.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Llega tu poema y me abarca
placer leerte
desde graciela abrazo

4.9.10  
Anonymous Sonia Quevedo said...

Andrea:
En una confusión inesperada, he pensado en la profundidad de tu poema; he sentido dolor y tristeza, he sentido la presencia de la nada y los hastíos. La caverna.
Enorme poema

Por siempre, mi abrazo fraterno es para ti.

4.9.10  
Blogger Tony said...

Andrea: la caverna interior donde hallamos palabras y sentidos. Te felicito. Antonio.

6.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Ese monstruo que llevamos adentro, que no queremos que los otros conozcan... tal vez por eso tendemos a usar máscaras. Pero él logra, a veces, tocarnos el trasero. ¡Qué bien éste tu asomo a la nada, Andreíta! Un poema sobrio, intenso y singular, con imágenes de alto vuelo y un mensaje que mueve a la reflexión.
Cariños
PILAR ROMANO

10.9.10  
Blogger LIDIA CARRIZO said...

poema fuerte y semejante a aquello oculto que nos habita que escondemos , asomando la apariencia, son nuestros espejos los que nos descubren ...poema que muestra con
crudeza conductas ocultas.

14.9.10  
Blogger Ana Carmona said...

Es fuerte y pecimista aunque muy bien escrito...besos...Any

28.9.10  

Publicar un comentario

<< Home