5.9.10

Poema de Nerina Thomas


"ÉL...mi retoño"

Mi hijo,

un hombre de aquellos!!
serio
seguro
plasma sus sueños
nada lo detiene,
todo lo logra.

Su título,

sus convicciones,
proyectos
viajes,
metas.
Ama, es correspondido.

Codigos

que defiende
lo destacan , los mismos.
Construye
cuenta con amigos,
lo reconocen
estiman.

Es mi universo,

ha capitalizado ejemplos
y forma parte
de mis tesoros
en mi camino.

Soy feliz!!

Está vivo.

© Nerina Thomas

15 Comments:

Anonymous Betty Badaui said...

Nerina querida, no puedo leerte sin conmoverme, hay camnitos de luz en tu vida, me gustaría saber recorrer la mía con esa sabiduría.
Por tu palabra precisa, tu hondura y sensibilidad, aplaudo, brindo...lo que quieras.
también hondo es mi abrazo
Betty

6.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Bellísimo tu poema, Nerina. Con la profundidad y esa temática que tanto conmueve.
Aplausos y besos
María Rosa León

7.9.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

Nerina, hermoso poema! y si, sobran motivos para ser feliz...es cierto eso de que de tal palo tal astilla! ;)
Un abrazo

8.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Querida Nerina: un placer leer este poema-homenaje a tu hijo. De una grandeza profunda tu mirada y admiración. Se respira la realización y un inmenso amor.
Bellísimo!!!
Un enorme cariño.
Mirna Celis.

10.9.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Un poema que infunde ternura. Es una maravilla, Nerina. Un abrazo.

10.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Querida Nerina,
Gracias por compartir este conmovedor poema, se transparenta la grandeza del alma de una madre por su hijo. Te felicito!!!
Gracias por tu lectura, y felicitaciones además, por tu audición y por tu bellísima voz!
un cariño grande

Elisa Dejistani

12.9.10  
Blogger Tony said...

Excelente Nerina. Nadie mejor que una madre para reflejar el retrato de un hijo. Mi abrazo y mi respeto. Antonio.

13.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Benditos sean el amor y la felicidad de frutecer en hijos así, que inspiren un poema como este.
Preciosamente tierno, Nerina
Susana Giraudo

13.9.10  
Blogger Mariano said...

Es tal como dijeron los poetas que me antecedieron: se trata de un poema conmovedor, que despierta una gran ternura.

Felicitaciones, y un enorme cariño, Nerina.

Mariano Shifman

13.9.10  
Blogger Mónica Angelino said...

Se toca la ternura en tus palabras.

Besossssssss

15.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso Nerina!!!!! Cuánto amor llevado al poema!!!! gracias!! María Chapp

15.9.10  
Blogger Eduardo said...

Nerina
comparto cada una de tus palabras, los que tenemos hijos y los vemos en la vida, sentimos exactamente igual. Tu homenaje me encantó. Eduardo Chaves

16.9.10  
Anonymous Anónimo said...

No perdemos la mano y lo que podemos atesorar en ella, no perdemos un ojo y las muchas cosas que esperamos ver para nuestro deleite. Perdemos todo, la vida misma cuando se pierde a un hijo. El amor que por ellos profesamos es tan fácil y natural como el amor que debieramos sentir por nosotros mismos. Toda la sabiduría de una mujer y una madre estan condensados en la experiencia del poema. Me congratulo de conocerte...y saber mucho más de tí a través de tus letras Nerina.

ALVARO BALTAZAR CHANONA YZA.

18.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Nerina:
Es un bellísimo poema.
Siento mío eso mismo sentimiento. Tu ternura conmueve con fuerza las fibras del alma.
Saludos, Camilo

18.9.10  
Blogger Mónica López Bordón said...

Querida Nerina:

Un poema lleno de vida y de pasión.

Bss
Mónica

18.9.10  

Publicar un comentario

<< Home