6.11.10

Poema de Juan José Mestre


EL SUDOR

El sudor,
la sangre,
la trabajosa enjundia
que ofrendamos cada día,
el construir la vida
con el esmero invariable
de la hormiga, nos humaniza.
Un canto gregoriano y la nostalgia
esperan su turno
y el rosal llora la casa ahora vacía.
Nada más obsceno
que los muros
de una casa derruida.


© Juan José Mestre
Foto: Horacio Farroni

9 Comments:

Blogger Juan Jose Mestre said...

Gracias Gus por publicarme. Abrazo.

6.11.10  
Blogger diana poblet said...

Qué obscenidad contiene la destrucción. Me gustó la idea y su trayecto poético.
Con mi abrazo Juanchi.
d.

6.11.10  
Anonymous m said...

Claro, ese mostrar lo de adentro con impudicia

8.11.10  
Blogger Benjamin Mejias Caris said...

Lo mas duro de nuestra historia.
Gracias Juan José.

10.11.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Cuánta grandeza encierra tu poema.
Felicitaciones!!

12.11.10  
Anonymous Anónimo said...

guauuu! me dejaste callado
delicioso!!!!!!!!
un enorme abrazo, francisco
gracias

12.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Tienes mucha razón en tu poema: nada mas impúdico, nada más doloroso, nada más triste y aplastante que una casa vacía, mostrando sus entrañas carcomidas por el tiempo y la soledad.
Tremenda pintura la que da tu poema.
Celina

19.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Juan JOSÉ te carcterizas porque en pocas palabras dices tanto.
Hermoso!
ssaludos Myrtha

24.11.10  
Blogger Jeniffer Moore said...

Qué preciosos versos, Juan!... Sublimes imágenes. Gracias!
Un fuerte abrazo.
Jeniffer

28.11.10  

Publicar un comentario

<< Home