11.1.11

Poema de Olga Liliana Reinoso



FIESTA

No entiendo esta alegría programada
con la risa comprada al por mayor
ni esta tregua que fija el calendario
cumplida de memoria como un rito.
Me duele hasta la rabia la mentira del pino
mientras los niños mueren en pesebres de asfalto.
Mis ojos son pastores que perdieron la estrella
y reclaman a Cristo con doce campanadas.
Ya no quedan Marías con el vientre sagrado
pero Herodes acecha con disfraz de rey mago
y Belén se suicida de olvidos y de ausencia
cuando se alzan las copas en un brindis pagano.
En esta Navidad nos faltó tiempo
para invitar a Dios a nuestra mesa.

© Olga Liliana Reinoso

13 Comments:

Anonymous betty badaui said...

Verdaderamente, Olga, algunos días son como una tregua a tantas injusticias.
Un abrazo
Betty

12.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Lamentablemente,muy vigente...

12.1.11  
Blogger Arte Marga Grigera said...

si me permites acompañaré mi trabajo "Bajo la mesa" publicado en el mes de diciembre en mi blog, con esta bella poesía. si no lo quieres, me lo dices. gracias...

12.1.11  
Blogger Marta Raquel Zabaleta said...

Muy bien dicho, muy bien pensado,
porque ya es tiempo de que alguien nos exija BASTA!
Marta

12.1.11  
Blogger Liliana said...

Por favor, me siento muy honrada. Te lo agradezco. Liliana Reinoso

12.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Dura realidad q duele en el alma la de este poema.
Rosa Lía

12.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Un alegato en esta letra plena de imágenes y metáforas contundentes.
Muy conmovedor, felicitaciones.
Gracias por tu lectura y comentario a mi poema.

Elisa Dejistani

14.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Coincido con el mensaje de tu conmovedor poema. Esos días......en los cuales la ceguera, la indiferencia, la ambición, se exacerban en un escenario febril y tumultuoso.
Ceremonias paganas, donde los motivos reales de la celebración están excluidos, al igual que Dios, quien sigue llamando a la puerta para sentarse en alguna mesa de Navidad.....y nadie escucha.

14.1.11  
Anonymous Pauli said...

Es cierto que - desde el punto de vista de la religión - estas fiestas se han desvirtuado completamente. En cuanto a la injusticia social y a la indiferencia generalizada, lo mismo podría decirse cualquier otro día del año. El poema es muy bello.

15.1.11  
Blogger Eduardo said...

Olga
nunca dejo de admirar tu poesía, tu valor para mirar el mundo y decirr las cosas por su nombre, sin anestesia. Bravo amiga, un abrazo gigante y mi recuerdo. Eduardo Chaves

19.1.11  
Blogger Máximo Ballester said...

Firme y terminante y tan bien dicho. Muy bueno. Un abrazo.

21.1.11  
Blogger Benjamin Mejias Caris said...

Qué verdad..y que bien dicho, un gran poema Olga.
Felicitaciones.

27.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Crudas imágenes, metáforas que duelen, abundan los brindis paganos, la estrella ya no guía, el Cristo olvidado, y la espera sin espera donde niños mueren en Belenes de asfalto, mientras el consumismo llena los platos de la codicia y la injusticia.
Un abrazo
Maria Cristina Fervier

31.1.11  

Publicar un comentario

<< Home