27.3.11

Poema de Irene Gruss


OFICIO

Escribo en la casa;
mi hijo duerme
y yo escribo a escondidas,
no sólo para no despertarlo.
Ahora puedo escuchar
a la lluvia sobre
los baldes y las sogas.

© Irene Gruss

10 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Irene: estoy de acuerdo con el mensaje de este corto pero contundente poema.La poesía es como otra forma de llorar a escondidas. Otra forma de escucharnos como lo decís claramente con la verdad y las logradas imágenes en los versos.Felicitaciones,
María Paula Mones Ruiz

27.3.11  
Blogger galáctica said...

En este momento está expresado ese momento que la poeta encontró, momento en sus hijos duermen, cuando el silencio la acoge y le habla desde la voz de la lluvia que, repiqueteando sobre los objetos,es otra forma del tiempo. Muy lograda la pintura de ese instante. Saludos poéticos Irene Marks

27.3.11  
Blogger Benjamin Mejias Caris said...

Y nosotros te escuchamos a ti......a tu infinita y bella poesía.
Felicitaciones Irene.

27.3.11  
Anonymous milagros rodriguez said...

Tu hijo duerme: de esa rama tranquila
nace el árbol de la escritura, que cobija, pero no guarece...

29.3.11  
Anonymous Anónimo said...

Un bello poema,conmovedor por ese hilo de vos misma que se recupera desde el escondite. Hermosa esa lluvia, ese retazo tuyo que lográs recuperar y compartir. Amalia

29.3.11  
Blogger María Laó said...

Ay, qué real...
Lindísimo, Irene.

30.3.11  
Anonymous Anónimo said...

nada mejor que escuchar en el silencio^ el vuelo de las imantaciones de la magia^^^
buhamente^^^
m.e.

30.3.11  
Blogger ©Claudia Isabel said...

totalmente identificada, excelente!

30.3.11  
Anonymous Anónimo said...

Belleza y profundidad en unos pocos y sentidos versos.
¿Qué más se podría pedir, Irene?
Aplausos, bises y besos
María Rosa León

2.4.11  
Blogger lauravazquez said...

Escribe, sea como sea.
Y eso es lo destacable.
Muy bueno.
Besos

2.4.11  

Publicar un comentario

<< Home