12.4.11

Poema de Isabel Llorca Bosco



SÍNTOMA

IMAGINARIO


La mosca de oro
sintió el rubor de su presión metálica
y se posó en el vidrio
soleado para siempre.
Sopor.
Y una imagen entraba
por el pliegue
de la pestaña de otra imagen
y nada podía sacarlas
de su ensimismamiento.
Ese hormigueo de la sangre
que ha empezado a dormirse,
que pasa a retirarse,
que cierra apresuradamente las ventanas
como si no fuera (justo hoy) su día de recibo;
esa voz que no hace pie
por la cornisa del brocal,
el eco de su corta
travesía por el agua.
Y otra vez el vano aleteo de esa imagen
que ha dejado cerradas
las puertas del espejo.

© Isabel Llorca Bosco

6 Comments:

Blogger Rolando Revagliatti said...

Leído y releído el poema, Isabel, te trasmito "de una" que me ha encantado.


Rolando
_________________________

13.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Me gusta!!!!... me gusta lo que comunicas, cómo lo comunicas. Bonito paseo por el laberinto de tu creatividad. Gracias por el arte. Liliana León Trujillo

15.4.11  
Blogger Ricardo Juan Benítez said...

Comparto con Rolando y Liliana el gusto por tu poesía y creatividad.

16.4.11  
Blogger Mariasilvia said...

Esos primeros cuatro versos! Ese vidrio "soleado para siempre". Esa modorra de la siesta en el sillón que se me coló de pronto en la memoria. "Y otra vez el vano aleteo de esa imagen que ha dejado cerradas las puertas de espejo"...

16.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Extraordinario, Isabel, una imagen entraba por el pliegue de la pestaña de otra imagen!!! para leerlo y disfrutarlo muchas veces!! Felicitaciones!!! Besote, María Chapp

23.4.11  
Blogger RyF - said...

Imágenes preciosas de una poeta extraordinaria.
Héctor Zabala
Buenos Aires, Argentina

2.5.11  

Publicar un comentario

<< Home