15.8.10

Poema de Diana Espinal


HAY GEMIDOS
QUE TIENEN ENCAJE ACÁNTILADO DE TRUENO MONOSÍLABO.

HAY GEMIDOS

QUE SE ASEMEJAN A DOS SOLES PARADOS EN UNA PIEDRA

HAY GEMIDOS

CUAL SUBURBIOS PLOMIZOS
QUE NOS LLEVAN DE LA MANO AL ETCÉTERA Y DEL FUCILAZO AL PUNTILLISMO

HAY GEMIDOS

CUAL VAIVÉN MORDAZA
NOS MATIZAN DE INSUFICIENCIA Y NOS CAPACITAN EN DEMENCIA Y TAMBORES

HAY GEMIDOS

QUE NOS AGUIJONEAN DE IMPROVISTO
Y NOS PROMUEVEN AL CARTEL DEL VATIO.

© Diana Espinal Meza.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me parece oír esos gemidos, diana.
Aplausos y besos
María Rosa León

16.8.10  
Blogger Eduardo said...

Diana
en tu poema, el gemido toma la forma de la voz humana en todos sus aspectos, el ruego y la canción, la búsqueda y el reposo. Es un poema bello y conmovedor. Eduardo Chaves

22.8.10  

Publicar un comentario

<< Home